Caries detenida caracteristicas

Oeuvres Completes T 1. Paris, Gallimard, Oeuvres Completes. París, Gallimard, ,p. En adelante las ci! Wellwarth, George. El teatro de protesta y paradoja. Barcelona, Lumen, ,p. Esslin, Martin. El teatro del absurdo. Barcelona, Seix Barral, ,p. Ubersfeld, Anne. Paris, É d. Sociales, ,p. El teatro sagrado. El ritual y la vanguardia. México, F. Goldmann, Lucien. Esslin, Martín. Barcelona, Peeling visage ovale lunette Barcelona, Seix Barral, Essai d'étude sociologique" en: Sociologie de la Littérature.

Paris, Galllmard, Barcelona, Lumen, , Esta negatividad de la condición femenina opera como un modelo normativo, cuya actuación finaliza con el castigo y la muerte. Sin embargo, la imagen de la muchacha construida en el texto se despliega con una fuerza y una complejidad que torna difícil su aprehensión y su advanced botox technique "instalación" en una serie.

Carmen es una mujer casada que hace caso omiso de su estado. Esta marginalidad es una constante que atraviesa toda la historia: es gitana, prostituta, ladrona y contrabandista.

En este sentido, la imagen de Carmen se asocia a un paradigma que remite a figuras ancestrales de la condición femenina: la pitonisa, la maga, la hechicera, la bruja. Así Carmen le adivina la suerte al narrador. I - Eres el diablo - le dije. Tal parece ser el rasgo distintivo de ese personaje, y todo el libro puede leerse a partir de un conjunto de movimientos que este sujeto actualiza, como una serie de "estrategias de seducción".

Tanto es así que amor y pasión se convierten en equivalentes. Sin embargo en el caso de la pasi6n amorosa, su complejidad procedj de la intromisión en esas zonas de la intimidad de los seres humanos poni1ndo en evidencia secretos sentimientos y emociones escondidas. Concebimos a la pasi6n como un lenguaje pausible de ser interpretado, y en este sentido ella se carga de contenidos sociales.

Esta dependencia con los lazos sociales le permite decir a Moravia que existen "estilos" de pasión amorosa marcados históricamente. Desde esta perspectiva observamos que la pasión amorosa, se asemeja a los fenómenos culturales denominados ritos.

Espejo Muriel, Oa cursiva es nuestra. Isabel Escudero se detiene especialmente en la consideración de la pasión amorosa como rito, coincidiendo beste botox eindhoven especial en esta idea de rito de iniciaci6n y de paso: "La pasión de amor parece comportarse como un rito de iniciación Íntimo, ni solitario ni colectivo, como un rito dual, que se ajusta, por un lado, al esquema de los ritos de paso".

Escudero, 95 Nos interesa subrayar que "Los ritos de paso son "ritos que acompañan a cualquier cambio de lugar, de posición social, de estado o de edad" en las sociedades primitivas" Escudero: Concebida como un rito de paso este tipo de experiencia posee un alto valor de "individuación" en el sentido psicoanalítico del término.

Pero t3or otro lado es, a su vez, "un sacrifico de sacralización, al decir de Huberc y Mauss, es decir, que convierte lo profano en sagrado acercando el espíritu a la creatura" Escudero, En el siglo XIX, y en particular en Francia, el tema de la pasión amorosa y el de la mujer emergen en los textos y se constituyen en tópicos recurrentes.

El ceremonial amoroso se reduce a la presencia de dos personas, en donde discurso y gestualidad se caracterizan también aquí, por la repetición; pensemos por ejemplo en las diferentes figuras ordenadas en los "Fragmentos de un discurso amoroso" de Barthespero que dan cuenta de una 'tópica amorosa". Tópica que pone en evidencia un 1 conjunto de comportamientos ritualizados: los celos, la espera, la angustia, el llanto, la locura.

Sostenemos que este orden ritual de la pasión amorosa se construye en Carmen a partir de la manifestación en el textoae una estrategia jerarquizada en las historias de amor de todas las épocas: la seducción.

El mismo autor dice que "ser seducido es ser desviado de su verdad". Estas figuras, marcadamente negativas, funcionan como una suerte de "rito de paso" para el o regiment masculino, José.

Ellas confirman la influencia malévola de la pasión cuyo origen debe buscarse en los sortilegios de Carmen.

La primera degradación para José consiste en la pérdida de sus galones de cabo. Recordemos que en esta oportunidad José salva a Carmen de la prisión. Luego mata a García, marido de Carmen y finalmente mata a Carmen, el objeto de su deseo.

Diferenciamos simulación y mentira. Mientras a la primera no le interesan las verdades, una mentira presupone una busqueda de la verdad. Ahora bien: en el rito amoroso que Carmen instaura, ninguna verdad es posible. Tal es lo que expresa José cuando Carmen lo convence de que le permita escapar. No sé si esta mujer habría dicho una sola palabra de verdad en toda su vida; pero cuando hablaba yo la creía.

No podía remediarlo". Entre la ley y las reglas media un espacio social. Como el lobo, los gitanos son seres de la noche y de la oscuridad. En la creencia popular el "ojo del lobo" es hipnótico y pérfido. Señalamos así una posible cualidad de Carmen que involucra una atracción ambigua: entre lo animal y lo humano, entre lo instintivo y la represión.

Otro aspecto del cuerpo a señalar en los ritos amorosos de la seducción es la función del adorno. Así, las flores se transforman, en el espacio del rito amoroso de la novela, de adorno en ornamento.

Cuando José conoce a Carmen ella lleva una la flor de acacia: "Separaba su mantilla al objeto de enseñar sus hombros y un ramo de acacia que le salía del pecho. Ah señor! En el siguiente ejemplo, se manifiesta nuevamente el adorno, pero esta vez focalizado en la vestimenta.

La exageración por el brillo es aquí otro toque de atención. Un vestido de lentejuelas, zapatos azules, también de lentejuelas; flores y galones en todas partes. Ambas cumplen la función de distraer, pero también de absorber al otro, de desviar la atención.

La reacción del muchacho es de vergüenza y sorpresa: "Todos los que allí se encontraban se echaron a reír, y yo me sonrojé, no encontrando frase con qué responderle" 78 Cuando José quiere regresar al cuartel porque se cumple su hora, Carmen se burla y lo desafía: "- Al cuartel? Tienes menos genio que una gallina. Como ya lo mencionamos anteriormente, el pacto amoroso debe estar sujeto a las reglas impuestas por Carmen. Una de las primeras es la autonomía y la libertad. Oosé "-Ten cuidado!

Si me prohibes hacer una cosa, hago todo lo posible por conseguirla. Carmen En los segmentos finales del relato, el desafío a aceptar las reglas de José se reitera hasta la negativa que conduce a la muerte. Allí hablé a Carmen. Desde un punto de vista histórico, debemos aclarar que esta función "ser brujas "es un rol mayoritariamente femenino. Al respecto, Parrinder dice lo siguiente: "la mayoría de las personas acusadas de brujería fueron, en Europa, mujeres" Estas cifras concuerdan con las registradas en el resto del continente europeo.

El autor fecha estos procesos entre los años al Estos posibles efectos se vinculan con la posesión de un saber, que se atribuye como.

Seducir, persuadir para el mal, es una aptitud que deviene en u. Este saber. Tal parece ser el rasgo distintivo de este personaje, y todo el libro puede leerse a partir de un conjunto de movimientos que este sujeto actualiza, como una serie de "estrategias de seducci6n". La transmisi6n de esta experiencia, ha sido posible gracias a "ritos amorosos" cuyo soporte en este caso es el texto literario; fuente posible de repeticiones y de saberes que permanecen inalterables en los imaginarios de todos los tiempos.

El supuesto del que partimos es la consideración de los procesos discursivos como productores def sentido social. Esta concepción, cuya base es Bajtin y Foucault, señala la incidencia de los discursos en la construcción del imaginario colectivo. Desde este punto de vista, Carmen se integra a la discursividad social de la época. Todas las citas de la novela Carmen han sido tomadas de las ediciones que detallamos en la Bibliografía.

En todas las citas de Carmen lo destacado en cursiva es nuestro. Hécate: lamia devoradora vitamines pour les cheveux ghd hombres; personificación de la luna o del principio femenino en su aspecto maléfico, enviando a la locura, las obsesiones el lunatismo. Cirlot, p. El personaje relata su vida al primer narrador y junto con él escuchamos lo acontecido. Esta técnica narrativa, que involucra a dos narradores es el conocido relato intercalado, cuyas funciones pueden ser las de ampliar los sucesos, corroborar experiencias, hacer creer al lector de la veracidad de lo que se cuenta.

Genette denomina a este tipo de narración relato metadiegético, porque dentro de la centre dietetique uccle horaire se intercala otra narrada por un personaje. Ignora que este hombre es un bandido buscado en toda España y entabla una relación con el joven. Duermen juntos en una posada. El narrador vuelve a Córdoba, donde casualmente conoce a una gitana, y la acompaña a su domicilio.

Allí, aparece nuevamente José, que parece tener una relación con la mujer. Unos dias después, el narrador se entera de que José ha sido encarcelado y que va a recibir la pena del garrote. Hasta aquí la narración marco.

El relato del inminente ajusticiado puede sintetizarse así: José había ingresado a la milicia donde poseía el grado de cabo.

Una día, mientras vigilaba una fabrica de tabaco, se produce una pelea entre las trabajadoras. La gitana Carmen apuñala a una mujer y José es el encargado de llevarla a prisión. El muchacho, impresionado por la belleza de la joven permite que se escape en el trayecto. Por este hecho, José es degradado a soldado.

Luego Carmen invita a José a visitarla a su casa. Allí la encuentra con un oficial de su regimiento. Se produce un enfrentamiento y José mata al oficial. Carmen inicia a José en el contrabando. Se integra al grupo y comienza su vida como exercices sport pour maigrir cuisses homme. Se convierte en el amante de Carmen, a quien cela permanentemente debido a las actitudes de seducción de Carmen en diversas circunstancias.

Se entera de que Carmen es casada. José mata después al marido de Carmen en una pelea de cuchillos. Carmen coquetea con un comerciante y, finalmente se enamora de un picador, Lucas. Lucas se salva del cuchillo de José debido a un toro que lo hiere en la Plaza.

Pero José, cansado y loco de celos, le propone a Carmen que lo siga a América, a una nueva vida. Carmen no acepta el ofrecimiento. Ante esta negativa, José la apuñala y Carmen muere. Sin embargo pareciera que hay diferencias entre el amor pasión y la "sentimentalización" del amor concebida por el romanticismo.

Giddens, Asimismo, para el autor," la pasión comienza introduciendo desavenencia y perturbación', op. Observamos que pasión se corresponde con enfermedad. Fegetti Fimzi, Bataille la asocia también con el sufrimiento. Bataille, El concepto de seducción, como también una serie de conceptos correlativos, se toman de Baudrillard. No obstante, nos hemos permitido re interpretar su sentido a los fines de adecuarlo a los interrogantes que nos planteamos en Carmen.

Cfr, Baudrillard, Seguimos al autor cuando afirma que la regla pertenece a las formas rituales, al igual que el juego. Mientras que la ley pertenece a la socialidad. Baudrillard, Baudrillard sostiene que el ornamento es talento de apariencias. Un objeto se transforma en ornamento en un espacio ritual. Sostenemos que esta es una figura compleja que se compone de la burla y el desafío. Estas dos figuras se corresponden con el especial estatuto de la pasión amorosa y de la seducción: su ambigüedad y, en muchos casos, su insolubilidad.

Es asi como en estos casos coexisten la violencia y la ternura, el amor y el odio, la vida y la muerte. Al respecto, dice Carlos Espejo Muriel: "La iniciación introduce al candidato en la comunidad humana y en et mundo de valores espirituales y culturales.

Carlos Espejo Muriel, op. Encontramos la misma idea en David l. Kertzer Esta cita confirma los rasgos aceptados como típicos de la condición femenina. Jean Baudrillard, op. Diccionario de símbolos, Barcelona, Labor, En el caso de Samuel Beckett recordemos que en trasladó su residencia a París y a partir de comenzó definitivamente a escribir en francés. La novela desarrolla la historia de un hombre agonizante. O hayan muerto ellos. Pronto, a pesar de todo, estaré por fin completamente muerto.

Pero cuidado. No es lo que dije, pondría la mano en el fuego. Es lo que escribí. Muerte entendida como fin, como silencio, como aislamiento. Lenguaje, en este caso, escritura, como superación del fin, superación de los condicionantes de tiempo, espacio y posibles interlocutores.

Nunca lo sabré. Resulta ineludible estimar que tales funciones propenden al futuro, a la evolución, al progreso, a la superación de etapas. Pero el cuaderno es mío, no me lo explico. Los objetos antes mencionados no son fortuitos, son per se símbolos del progreso de la humanidad.

El bastón se asocia con la postura erecta, con el andar humano. En este sentido, Malone sugiere la idea de un bebé en su cuna que pretende alcanzar objetos que adultos sabios han ubicado, por qué no, lastimosamente, lejos de él. Pero también la de un mono que aprende en su jaula por ensayo y error. Se pasa de la experiencia social a la individual y viceversa.

Me doy cellulite oder wassereinlagerung ahora, cuando ya no lo tengo, de lo que era mi bastón y de lo que representaba para mí. Y de ahí me remonto, penosamente, a una comprensión del Bastón, despojado de todos sus accidentes, insospechada hasta ahora. Y cuando uno muere por ejemploes demasiado regime soupe chou un, ha esperado demasiado, no se vive lo suficiente para poder detenerse.

Encontramos, retrotrayéndonos a los orígenes de la historia de la humanidad. Ahora bien, debemos cuestionar si, efectivamente, desde la 6ptica beckettiana, la escritura de Malone comunica algo; si compartimos el mismo c6digo y si existe, por sobre todo, de hecho, tal escritura. Los blancos, los olvidos, las regresiones, las ideas inconclusas, los sobreentendidos s6lo pueden ser restituidos por el propio narrador. El lector queda al margen del proceso, y se convierte en mero espectador.

Esto nos lleva irremediable y definitivamente al tercer punto, esto es, a pensar si existe tal escritura. Aquí aparece nítidamente plasmada la postura estética de Beckett. Toda escritura es la expresi6n manifiesta de la imposibilidad de comunicar.

O, dicho en otras palabras, la literatura, en este caso, muestra que toda experiencia es intransferible, toda vida es ininteligible. En un mundo privado de sentido, cómo puede el artista lingüístico expresar esa falta de sentido con palabras que necesariamente transportan un significado. La respuesta de Beckett se basó en un concepto que él desarrolló especialmente en teatro y también en sus poemas breves y que él llamó "Literature of the unword".

Nunca he visto nada semejante. Empiezo otra vez. Pero despacio, en otra dirección. No la que conduce al éxito, sino la del fracaso. El grito final me lo hace suponer. Aquí yace por fin Malone, con las fechas para dar una ligera idea del tiempo que empleó para hacerse perdonar y también para distinguirle de sus homónimos, numerosos en la isla y en ultratumba.

Excepto yo. Nazco en la muerte, si me atrevo a decirlo. Tal es mi impresión. Extraña gestación. Los pies ya han salido del gran coño de la existencia. Presentcición favorable, espero.

Conduce tus manos. No puedo. La amarga amargura. Desplazamiento prometedor. Se acabó hablar de mí. Afirma en este sentido la Dra. Laura Cerrato: "Si lo peor es el nacimiento, el futuro es visto como regreso, como desvivir lo vivido, hasta llegar a un utópico des-nacer". Dice Malone: Por otra parte poco importa que haya nacido o no, que haya vivido o no, que esté muerto o sólo agonizante, haré lo que siempre he hecho, en la ignorancia de lo que hago, de quién soy, de dónde soy, de si soy.

Como bien señala la Dra. A esta clara visión escéptica Beckett enfrenta una actitud estoica. No hay como no tener ilusiones para no caer en la desesperanza. Encauza, da forma, ritualiza para exorcizar, para liberar; pero al mismo tiempo nos descubre la imposibilidad de hacerlo.

La cita, extraída directamente de Demócrito de Abdera, plantea en términos absolutos la disolución total, la conciencia del fracaso.

Para el presente trabajo cito por la edición castellana: Beckett, Samuel. Malone muere. Traducción de Ana María Moix. Madrid, Alianza, 2. Cerrato, Laura: " Un Beckett para este fin de milenio". En: Oubatti, Jorge compilador. Libros del Rojas, p. Ibídem, p. Traducción de l. Villanueva y E. La Habana: Arte y Literatura, Buenos Aires: El cielo por asalto, New York: Chelsea House Publishers, Traducción revisada de Eugenio lmaz. México: Fondo de Cultura Económica, Colección popular. Buenos Aires: ediciones Botella al mar.

Madrid: Tecnos, Libros del Rojas. México, Fondo de Cultura Económica, Barcelona: Emecé, Madrid: Taurus, Dentro de esta obra nos ocuparemos de las características que comparte con las canciones de gesta y los romans courtois; estos géneros siguen rígidas convenciones de las cuales Aucassin El manuscrito atestigua que la palabra en prosa introducida por or dient et content et flablent alterna con el canto or se cante en curiosos heptasílabos asonantados. En este momento, el roman courtois ha sucedido a la chanson de geste que narraba las aventuras de un héroe de extraordinario vigor físico y cualidades morales.

En ella, de principios del siglo XII, adquirían gran importancia las armas, especialmente la espada y el escudo, y las ceremonias del armado del caballero que son narradas en los Libros de Caballería de la época, donde se puntualiza el valor simbólico de cada elemento de la indumentaria Lullio, Estos atributos son imprescindibles para un caballero, como se observa en tratados de la época, y poseen una simbología específica relacionada con la nobleza de la Orden de Caballería y sus funciones primordiales: defensa de la verdad y la justicia al servicio de la religión y del rey, que es príncipe o señor de caballeros Lullio, Esta existencia se prueba en la aventura, que ahora carece de lazos históricos o políticos, engloba al estamento nobiliario en su conjunto y tiende a la perfección individual del caballero.

En esta épica cortesana se eleva el rango del amor al introducirlo en lo estamental heroico y fundirlo con él Auerbach, ss. Observaremos su tratamiento en la chantefable que nos ocupa. En la pieza se narran las desventuras que sufren dos jóvenes enamorados contrariados por una prohibición paterna.

El conde de Beaucaire, padre de Aucassin, no consiente la unión entre su hijo noble y Nicolette -bella joven cautiva comprada a los sarracenos por el vizconde de la ciudad- debido a la aparente diferencia de nivel social. En esta chantefable los protagonistas son descriptos físicamente como los personajes del roman, si bien algunos rasgos son aludidos mediante fórmulas como en los cantares épicos.

La descripción de Aucassin también responde a los clichés cortesanos Era hermoso, elegante y esbelto; bien formado de piernas, pies, cuerpo y brazos. Su cabellera era rubia con menudos rizos, y los ojos claros y risueños, la faz blanca y perfectamente trazada, la nariz aguda y bien plantada. Estaba dotado de tan buenas cualidades que no tenía ninguna mala, sólo buenas; pero estaba rendido de amor, que todo vence, y no quería ser caballero, ni empuñar las armas, ni acudir a los torneos, ni hacer nada de lo que debía hacer 11, Burla de esta manera las convenciones corteses.

Se presenta en batalla armado corno perfecto qballero Sin embargo, Aucassin piensa sólo en su amada y olvida la guerra hasta el punto de que su vida corre peligro. Contradice de este modo la naturaleza de la salida tal como se da en los romans de Chrétien de Troyes, por ejemplo, que constituyen la norma en cuanto a fa aventura cortés.

Nicólette logra escapar de la prisión y llega hasta la torre donde ha sido encerrado Aucassin. Asume así un papel activo en la quete, se invierte el motivo propio del roman tradicional en el que el caballero rescata a la dama. En este caso se trata de la manera de actuar habitual, propia de la cortesía, se respeta la convención. Ya mencionamos entre. En Aucassin En el bosque, tras haber escuchado una canci6n de los pastores que hablaba de la joven, les solicita la informaci6n.

Rychner, Siguiendo las pistas dejadas por Nicolette, Aucassin encuentra la choza de ramas y flores que ella había construido en el bosque. Cabalgan juntos huyendo del conde de Beaucaire, s6lo su amor los guía hasta llegar al mar.

Luego de subir al navío, se desata una tormenta que los lleva a desembarcar en el reino de Torelore. Cabe señalar que en este punto del relato se produce la repetici6n de motivos mediante encadenamiento entre y descienden en la arena junto a la orilla XXVII al final, 79 y Aucassin descendió con su amiga en la playa XXVIII al comienzo, Aquí contraría los preceptos corteses que impiden al caballero proferir palabras vergonzosas y ser propenso a la disputa Capellanus, El rey, a su vez, lo acusa de haberse comportado como una persona trastornada A vés vos le sens derve XXX, v.

Recordemos que es un bast6n el arma utilizada por Aucassin para golpear al rey. Pero el rey se molesta con Aucassin por no respetar las convenciones de lucha pacíficas de su país. De esta manera, la locura de los habitantes de Torelore aparece relacionada con una visión de la guerra menos sangrienta. Aucassin permanece cerca de tres años en este reino.

El narrador se ocupa luego de Nicolette. Llega luego a tierras de Provenza disfrazada de juglar y acompañada de su viola se dirige a cantar hacia el castillo de Aucassin. Los jóvenes permanecen abrazados toda la noche y se realiza la boda al día siguiente. III, Se aclara en notas que faus es la voz picarda que corresponde a fous y traduce en consecuen- cia fou í Es decir, se refiere a su pretensión de huir de las armas y pensar en su amor fuera de las normas sociales vigentes.

C En el reino de Torelore, Aucasssin llamafou al rey por invertir normas de la sociedad y la caballería. Aquí, el joven asume esas normas pero de un modo extravagante, exagerado, pegando al rey con un bastón como lo hacen los locos furiosos, lo que lleva al rey a insultarlo: A vés vos le sens dervé, qui en ma maison me batés?

Aucassin toma con humor el combate campestre y pide autorización al rey para defender su reino. Pero esa locura adquiere perfiles positivos cuando el rey culpa a Aucassin por haber defendido el reino con armas letales, quien afirma Las singulares características de este combate promueven la risa tanto en Aucassin como en los oyentes de la época para quienes esta forma de lucha era considerada ridícula.

La risa desenmascara la impostura, denuncia los vicios ocultos. Explica en voz alta lo que muchos piensan en voz baja. Tiene valor de oposici6n. Esta libertad de palabra, esta clarividencia revela la sabiduría profunda del loco Ménard, Aucassin había permanecido en el castillo de Torelore por lo menos tres años, y mientras tanto su padre y su madre habían muerto. Esa sabiduría presente en los locos puede verse aludida en los refranes, por ejemplo: L 'on n'est sage tant que l'on n'a follé.

Resulta vencedor de una manera un tanto azarosa. En su mayor parte, la crítica ha considerado a Aucassin A lo largo de nuestra lectura hemos hablado de aspectos parodiados de las convenciones sociales y literarias pues no creemos que en la unidad de la concepci6n del poema esté el diseño par6dico de los géneros aludidos en su totalidad.

Critique, deuxiéme éd. Aucassin y Nicoletle, trad. Alvaro Galmés de Fuentes, Madrid, Gredas, El marcado en negrita nos pertenece. Alianza, Larousse, C,p. Este crítico propone estudiar las fuentes folklóricas del cuento popular para explicar los avatares del relato.

Ideal y realidad en la narrativa cortés, Barcelona, Sirmio, Citado en Arta! Essai sur l'art épique des Jongleurs, Genéve, Droz, Platon déja construisait un État compasé de classes totalement imperméables, et rendait ainsi impossible le saut de l 'inférieure a la supérieure. On conna1t le mot fameux de Julien Sorel devant ses juges qui résume et met crument en lumiere l 'impossibilité de franchir cette frontiere hermétiquement fermée. Vous voyez en moi un paysan qui s 'est révolté contre la bassesse de sa fortune".

Intervient ici cependant un élément qui complete et complique une réussite probable et attendue et qu'on pourrait a a appeler 1' acces la maturité. Tout homme pour accéder ce stade doit passer par une série d' épreuves qui, subies sans laisser de traces, lui permettent de devenir ma2t. L 'acces a cet état, sorte de conquete sans cesse remise en question, apparah comme le point final d 'Une traversée semée d'embuches qui, déjouées avec bonheur, permettent a une personne de devenir pleinement elle-meme.

Si le candidat échoue finalement, est-ce uniquement en raison des murailles dressées par 1 'aristocratie, ou les erreurs, les bévues, en un mot l'immaturité et les réactions a infantiles contribuent-elles entraver son entrée au pays interdit?

Les deux éléments se conjuguent, nous semble-t-il, pour former une trame complexe qui débouche sur le drame final. Sans un respect rigoureux des normes, des regles, des rites, des étapes, et sans la maturité pour les accepter avec bon sens, tout savoir sur les rides la conclusion ne pouvait qu 'etre fatale. Mais avant d'en arriver cette extrémité, les deux facteurs semblent d'abord faciliter les choses.

David Séchard, d'un coté, vient de reprendre dans un état proche de la faillite 1'imprimerie de son pere. Esprit a inventif, amoureux des lettres et de la science, il travaille la recherche d'un nouveau procédé de fabrication du papier qui devrait révolutionner l'industrie. Lucien Chardon, d'un autre coté, jeune poete ambitieux qui voudrait devenir Lucien de Rubempré, nom porté par sa mere avant son mariage avec Chardon le pharmacien mort prématurément, reve d'une brillante carriere liuéraire.

Faillite et misere unissent ces deux etres bien différents mais qui s'entretiennent ensemble de poésie et de littérature. Deux esprits, l'un, d'une constitution robuste, penseur sagace, génie mélancolique, ferme et indulgent, rectifiant les erreurs de l'autre, son ami, d'une beauté séduisante, caractere entreprenant, mais mobile et aventureux qui ne recule point devant une faute s'il y a profit, et qui se moque du vice s 'il s'en fait un marchepied.

Grace lui elle apprend l 'existence d 'un jeune poete dont sans trap y penser elle s 'entiche follement. Lucien ainsi pénetre dans son Cénacle, sorte de société d 'aristocrates pure de tout alliage mais "comparable une a argenterie de vieille forme, noircie mais pesante", comme le note ironiquement Balzac. D 'une part, la vieillé ville, le Haut-Angouleme ou vivent famille nobles et antiques familles bourgeoises, sorte de "nation autochtone", de citadelle ou de a chateau fort dont le pont-levis reste jamais dressé pour arreter toute incursion d 'éventuels intrus.

D 'autre part, la ville neuve, la ville basse, industrieuse, le bourg de l 'Houmeau qui grandit grace au commerce et se métamorphose rapidement au cours des années en une seconde Angouléme rivale de la premíere. Comment alors un homme de 1 'Houmeau, fils d 'un pharmacien, pouvait-il s 'introduire dans le salan sans provoquer une petite révolution?.

D 'ou la répartie de David quand il apprend l 'amour de" Lucien pour Madame de Bargeton: "Mais vous etes plus séparés l 'un de l 'autre que si a vous étiez, elle Pékin, toi, dans le Groenland C 'est ainsi que Lucien, pour triompher de cet ostracisme, recevra de Louise, nouveau nom que se donne Madame de Bargeton pour celui qui devient désormais son Lucien, une série d 'instructions qui ne sont que des normes a observer, des rites qui finiront par lever des barrieres toujours baissées.

Il devra en premier lieu répudier son pere en prenant le noble nom de Rubempré qu 'il tient de sa mere. Le changement pourrait s obtenir aupres du roí grace I a certaines influences en haut-lieu.

L 'un apres 1'autre les préjugés de Lucien s 'écroulent comme un chateau de cartes et, malgré les quolibets et les sarcasmes des habitués du Cénacle qui ironisent sur le talent de ce fils d' apothicaire, la passion entre les deux complices ne fait que s'approfondir. Gdce done al'appui inaltérable de Louise qui affronte la société a en se défendant par des réparties cinglantes l 'égard de ceux qui refusent d'admettre Lucien en son sein et de plus en plus prisionniere de sa passion, elle triomphe de taus les obstacles, et joue son va-tout en s'enfuyant avec son amant en une folle équipée a Paris ou s'ouvre pour eux une nouvelle existence.

Cette premiere étape se termine done par une réussite de Lucien dont 1'ascension se concrétise d'abord par un amour qui a bravé les réticences d'une a certaine noblesse et ensuite par son passage de la province Paris. Mais ce double ,triomphe n'a pu se réaliser que par une double lacheté: la premiere, a l 'acceptation d 'impératifs et de rites indispensables son ascensión, comme l'abandon des idées qu 'il partageait avec David, ce qui n 'est pas loin de a a ressembler une trahison; la deuxieme perpétrée un autre niveau, son a manquement grave des regles dictées par l'esprit de famille, comme l'est son absence décidée au dernier moment au mariage de sa soeur Eve avec David, meme si les fiancés n 'en tiennent pas compte et se sacrifient pour aider son départ.

Ríen ne peut done l 'empecher de poursuivre par n'importe quel moyen a la conquete de la couronne laquelle il aspire. Le destin de Lucien n'est-il pas ainsi déjaincliqué au cours de cette premiere ascension qui met anu son manque de maturité, son infantilisme et son ambition démesurée, autre forme de son égocentrisme. Toutes les péripéties qui jalonneront son séjour a París sont inscrites en filigrane dans cette premiere étape.

A París, cette ambivalence ne pourra que s'approfondir et s'aggraver, meme si les déconvenues et les amertumes des premiers moments seront tempérées dans la suite par d'éphémeres succes obtenus souvent par son talent indéniable a mais trop souvent grace des infidélités. L'illusion de cette réception tombe a l 'eau, des que la marquise apprend que Lucien n'est que le fils d'un apothicaire et qu'elle aurait tort de s 'intéresser a luí avant que son talent de poete ne le rende célebre.

Le voila done abandonné par sa protectrice d'Angouleme qui se met rapidement au diapason de sa cousine. Le voila aussi pratiquement sans le sou. Invité ensuite a un diner de littérature et de poésie, il se voit dans 1 'obligation de faire appel en un temps record et a grands frais au meilleur tailleur et au meilleur bottier pour ne pas y détonner.

Finalement il n'assistera pas a cette réception en vertu de 1'ostracisme dont il est victime car le nom qu'il porte, ressemble davantage, aux yeux du milieu qu'il prétend fréquenter, a une usurpation de mauvais gout qu'a une réalité. Lucien 1'apprend a ses dépens. Mais pour cette soirée frustrée, il a pratiquement dépensé tout I 'argent généreusement octroyé par son beau-frere.

Ecrire des chefs-d'oeuvre dans une mansarde sera le moyen d 'avoir le monde en son pouvoir et se venger ainsi des meurtrissures res:ues. Dans cette oasis, Lucien, un moment subjugué par cette transparence dans les relations, représente la poésie et la beauté et il y lit ses poemes admirés par ses nouveaux amis.

D 'Arthez qui reconna1t le talent de Lucien corrige son roman et en rédigera plus tard une préface. Bientot lassé de ces privations et de cette pureté dans les idées qui ne lui apportent que souffrance au lieu de la gloire, il prétend y arriver en se larn;:ant dans le journalisme sans s'y prostituer malgré les conseils de prudence de ses amis et le cri de 1'un d' entre eux qui met 1'accent sur son infantilisme: "Pardonnez-lui, mon Dieu, c'est un enfant!

Le débat intérieur de Lucien se résume dans cette interrogation qui dénude son illusion et sa faiblesse et dévoile son immaturité. Et " la conscience est un de ces batons que chacun prend pour battre son voisin, et dont il ne sert jamais pour lui". Son but reste le succes et la réussite a tout prix et il doit les obtenir rapidement gdce a son talent et en se pliant sans remords aux conditions immorales du métier.

Aucun enseignement ne manquait a Lucien sur la pente du précipice ou il devait tomber. Mis sur la voie du travail par d 'Arthez, éclairé par Lousteau sur la corruption du journalisme et de la littérature, au lieu d'etre saisi d'horreur devant un tel panorama, il jouit avec ivresse de cette société spirituelle et malgré leur corruption, il trouvait les journalistes supérieurs aux hommes graves et sérieux du Cénacle.

Cette supériorité a taus les caracteres d'une acrobatie: quand deux auteurs se disputent la gloire, la critique doit en priver l'un des deux. C 'est le cas, par exemple de la critique qu'on luí demande de la seconde édition d'un roman dont il avait fait l'éloge précédemment. C'est le cas aussi du dernier roman de Daniel d 'Arthez, oeuvre excellente dont il doit rédiger un commentaire négatif. S'il le faut, sa plume brillante transforme un chef d'oeuvre en une stupide niaiserie.

L 'argent entre a flot, une fois sa réputation assurée et son génie reconnu. Coralie, une actrice de théatre, entre dans sa vie et il jouit pendant quelque temps d 'une situation sociale qui luí attire un monde d 'adulateurs. Le succes de ses prerniers écrits et la conquete de Coralie lui avaient tourné completement la tete. Il ne se soucie guere du lendemain, organise fetes, d1ners et réceptions qui ne font que mettre en évidence son infantilisme. Le voila par exemple a une réception d 'un diplomare allemand, ce qui luí permet de noter sans offuscation les différences qui existent entre le grand monde, la noblesse et le monde exceptionnel, le théatre et le journal ou il vivait depuis quelque temps.

Il retrouve lors d'une réception la marquise d'Espard qui lui reproche sa rupture avec Louise et les arrides agressifs contre son ancienne protectrice et du Chatelet. Le plan de Louise, dit-elle, était d'enterrer le Chardon afín que Lucien porte le nom et le titre de Rubernpré. Mais la chose n 'est plus possible maintenant en raison de sa ligne de conduite. Un nouvel amour pourrait renattre, mais le poete demeure indécis et incapable de sacrifier Coralie pour Louise. A l'apogee de sa gloire, il commet une erreur fatale et impardonnable en invitant chez Coralie le monde spécial des élégants auquel il appartient.

A quoi peut lui servir le Cénacle? Mais une fois admis dans le journalisme et la littérature sur un pied d'égalité avec ses collegues, il se rend compte qu 'il n'arrivera jamais a leur etre supérieur. C'est pourquoi, au milieu de sa vie fastueuse, insensiblement a il renonce la gloire littéraire pour la politique ou il croit plus facile de 1' obtenir.

Ne sachant trop sur quel pied danser il se met tout le monde dos. Se a multiplient les épisodes entachés de cónversions politiques qui ne sont que des trahisons larvées. Sa frivolité et sa vie mondaine éloignent ses amis du Cénacle. Par ses écrits il éreinte ses collegues san.

Il ne lui reste plus d' autre solution que de rentrer dans sa ville natale. Mais encere une fois, son intervention ne fait qu'aggraver une situation tragique. En échange de cette soumission, il lui remet une a somme qu'il envoie sa soeur pour régler définitivement ses finances, ce qui permettra a son ami David de sortir de son impasse économique et de vivre désormais une vie paisible aux cotés de sa femme, apres avoir mis au point l'invention de son nouveau papier.

Peut-on alors affirmer que Lucien a échoué simplement parce qu 'il a violé les rites sacrosaints d 'une a classe sociale aux normes rigides ou d'une société l'idéal élevé comme l'était le Cénacle, auquel, en raison de son impatience, il n'a pu s'habituer que temporairement. En comparación, son adaptation aux rites du journalisme et de la politique s 'opere avec une rapidité étonnante parce qu'elle est davantage a conforme ses tendances naturelles.

Mais son orgueil et son incohérence dans ses positions poli tiques accélerent sa chute. Se révele ici l 'ambigüité du a- personnage dom l 'infantilisme s'accentue la mesure de sa vanité. A Angouleme déja, son intrusión dans le salon de Madame de Bargeton qui l 'appuie a de tout son amour l 'exalte tel point qu'il en oublie les regles les plus sacrées de la famille.

Au succes du salan fait pendant l'abandon égoi'ste des siens dans a la fuite Paris. A Paris, apres les premieres déconvenues suivies des conseils du Baron du Chatelet, la rencontre de deux personnes bien différentes sera décisive dans sa trajectoire. Fasciné un moment par le climat qui regne au Cénacle conduit par d'Arthez, un homme d 'une noblesse extraordinaire, qui ira jusqu'a corriger et mettre en valeur le roman de Lucien et a remettre sur pied un commentaire négatif que celui-ci, au comble de sa réputation, est obligé, contre sa volonté, de rédiger sur le dernier roman de son protecteur.

Contre l'opinion de ses amis du Cénacle, il passe au journalisme. Initié par Lousteau et toujours en quete d 'une gloire qui s'esquive au moment ou il a croit 1 'atteindre, il se convertit la politique ou sa faiblesse et ses hésitations finissent par le perdre. Tel est done le destin de ce Lucien, provincial, incapable, malgré son mesotherapie pour maigrir du ventre, de vivre la vie qu 'il aurait méritée.

I1 avait tout pour réussir, le talent et la séduction mais sa vanité a tout gaché. Les rites, incontestablement, ont joué un role mais la vanité et l 'ambition démesurée contribuerent pour une part non négligeable a 1 'anéantissement du malheureux poete. NOTES 1. Revue Esprit, rnarspp.

Nous désignerons désormais le roman par ses initiales I. Esta mujer anciana y enferma, que lo encierra con ella en una oscura habitación, va a ser un personaje clave en la vida del niño. Pertenecía a la nobleza de los Nagai, antigua familia de samurais, bisnieta de un "daimio", es decir un príncipe, y emparentada con la dinastía Tokugawa, derrotada en las luchas anteriores a la restauración imperial del período Meiji Recién enep.

Mais sa Majesté a dédaré: "En vérité, je suis moi-meme un mortel" Et cela moins d'un an apres que nous étions lancés comme des grenades contre les flanes des navires ennemis, pour notre empereur, qui était dieu!

Pourquoi l'Empereur est-il devenu un homme? Mvv,92 Este texto de Mishima, junto a otros que se citan en el ensayo, dan cuenta de una postura en la que reivindica los valores del antiguo Japón y sobre todo la figura del emperador como divinidad solar, a pesar de las restricciones con que actuó Hiroito en el transcurso de su reinado y de las decisiones que tomó, con las que Mishima no podía estar de acuerdo. Yourcenar explica el término como la acción noble, desinteresada, a la cual poder dedicarse con todas sus fuerzas después de haber sufrido la degradación de la energía en las formas banales del éxito, el dinero, o la respetabilidad.

Mishima y Masakutsu Morita, su joven compañero, han herido a siete suboficiales que intentaron resistir. De un salto Mishima entra por la puerta-ventana del balc6n y a un metro del general Mashita que permanece atado a su sillón comienza a cumplir los pasos del suicidio ritual.

La profunda impresión que sin duda suscita semejante acto se profundiza si pensamos que este instante definitivo fue pensado en sus mínimos detalles, escrito repetidamente, dramatizado y escenificado.

Chaque jour,attendez-vous a la mort, afin, quand son temps viendra, de o que e regime de escala 6x1 en paix.

Le malheur, quand il vient, n'est pas si affreux qu'on le craignait Mourez en pensée chaque matin, et vous ne craindrez plus de mourir. Yourcenar destaca que salvo en el instante que el lugarteniente mira larga y melancólicamente a su mujer, el autor-actor no representa sino que realiza los debidos gestos rituales.

En el capÍtulo siguiente la autora justific. A la mañana si guiente, antes de salir de su casa deja sobre el escritorio un papel donde había escrito: "La vie humaine est breve, niais je voudrais vivre toujours".

El sable, que ha sido presentado en la exposición antes mencionada, es el motivo de la cita con el comandante en Jefe del ejército. Finalmente se narran los terribles hechos que tuvieron lugar a pilertas cerradas, la inmolación de Mishima y Merita. El escritor se sienta en el suelo y diestramente cumple paso por paso lo que anteriormente había representado en el papel del lugarteniente Takeyama. Le prendre au sérieux, c'eQt été renier leur adaptation a la défaite et au progres de la modernisation ainsi que a la prospérité qui avait suivi celle-ci.

Mieux valait ne voir dans ce geste qu'un mélange héroique et absurde de littérature, de théatre, et de besoin de faire parler de soi.

Son numerosos los je veux mincir des jambes lourdes de tipo psicoanalÍtico sobre la figura de Yukio Mishima que explican la obra y el final del escritor. Evidentemente la lealtad de Morita cumplía estos requisitos. La facon dont chez Mishima les particules tradilionnellementjaponaises a ont remonté la surface et explosé dans sa mort fait de lui, par centre, le témoin, et ausens étymologique du mot, le martyr, duJapon hé rotque a qu'il a pour ainsi dire rejoint contre-courant.

El rito fue para el escritor la síntesis, la "armonía de pluma y espada" que rezaba una antigua frase samurai y que solía ser una forma de vida. Las palabras habían disparado la acción, el rito tantas veces representado empujaba la obsesión ancestral, los gestos irremediables. La desesperanza y la lealtad a unos principios tan lejanos como esenciales hicieron el resto.

Mishima ou la Vision du Vide. La inteligencia de la perversión. Buenos Aires, Paidós. Primera Parte: "Mishima: el horror y la belleza" Bs.

Dent creusée carie

Ediciones de La Campana, Para algunas precisiones sobre el teatro Kabuki y el teatro Nó recomendamos la lectura de "Kabuki, bunraku,nó" en Le tour de ma prison de Marguerite Yourcenar. Shinto o sh intoísmo y budismo: para la historia de estas dos religiones en el Japón recomendamos la lectura de Hall: El imperio japonés. Buenos Aires,Paidós.

L'universalílé dans f'oeuvre de Marguerite Yourcenar. Tours, Sociéte lnternationale d'Études Yourcenariennes, Diaz Cruz, Rodrigo. Archipélago de rituales: teorías antropológicas del ritual. París, Le livre de Poche, París, Gallimard, L 'inventíon d'une vie París, Gallimard, La inteligencia dela perversión. Buenos Aires, Paidós, Primera Parte: "Mishima: el horror y la belleza" en: El goce, la belleza y el liempo.

Karothy, R. Voir: coutume, habitude ". La vie paisible et familiale de la petite ville de province, Combray, nous en offre un riche éventail. Non moins frappants sont les rites montrés par les habitudes du dimanche: les chambres de tante Léonie, l'enquete sur les passants de Combray, la visite d'Eulalie, le repas dominical, ainsi que la lecture, les apres-midi, l'église, l'évocation des rites religieux, etc.

Lors du déroulement de ces rites nous décelons la présence des "codes", e' est-a-dire des convenances sociales. Par ailleurs le narrateur, ayant une aptitude particuliere a poser un décor, a entretenir le suspense, a réussir les entrées ou les sorties des personnages, Combray nous est d'abord présenté comme le "théatre" du coucher; les différents rites sont d'ailleurs montrés par de véritables mises en scenes.

Il en est de meme pour l'atmosphere de huis dos dans laquelle vivent Albertine et le narrateur. L'évocation de Cambray comportant peu d'intrigue, nous n'y trouvons guere de scenes classiques du roman d'enfance; celle du baiser du soir est l'une des plus marquantes. Il nous confie qu' "il y avait bien des années que, de Cambray, tout ce qui n'était pas le théatre et le drame de [son] coucher, n'existait plus a pour [lui Nous assistons a de véritables "mises en scene" respectant "la regle des trois unités Qieu, temps, action[comportant] des dialogues vivants", elles sont d'ailleurs "répétitives comme des pieces jouées quotidiennement".

Pour ce qui est des personnages, leur évolution est réglée par le narrateur: leurs entrées, leurs sorties, leurs gestes, leur mimique Mais ce rite est impossible s'il y a des invités, et notamment leur voisin M. En revanche l'arrivée de Swann introduit la narration d'un évenement qui ne se produit qu'une fois dans la vie du héros.

Caries detenida caracteristicas

Le narrateur abandonne l'emploi de l'imparfait d'itération, qui exprimait l'habitude ys regime faciles la répétition, pour ne plus employer que le passé défini, tandis que les iniparfaits utilisés seront des írnparfaits d'accompagnement de l'action principale. Cependant, l'enfant qui est envoyé au lit avant le d1ner, obtíent que la cuisiniere a de tante Léonie, porte une lettre sa mere; celle-ci ne répond pas.

Entendant les dernieres conversations de la soirée et voyant sa mere s'avancer dans l'escalier, il vient asa rencontre, sachant que cette faute provoquera la colere de ses parents. De maniere inattendue, le pere tout-puissant et magnanime, par une action arbitraire rompt les habitudes: il demande asa femme de dormir pres du héros.

Bien plus tard, le narrateur adulte cite intégralement la page poétique qu'il avait écrite lors de son enfance sur les clochers de Martinville, mais le a bonheur de la création littéraire est associé la tristesse du souvenir de sa mere qui "ne monterait pas [luí] dire bonsoir dans [son] lit"l3.

Jean Milly observe que: Nous [ La circularité de l'oeuvre histoire d'une vocation s'achevant par le projet du narrateur d'écrire l'histoire de sa propre vie est déja effective ici Pour ce qui est de l'introduction du rite du baiser du soir d'Albertine, nous constatons que La Prisonniere est le récit du séjour de la jeune fille París a chez le héros. Ce theme des jeunes filles appara1t déja dans Contre Sainte-Beuve mais le personnage d'Albertine est introduit par un besoin autobiographique:!

Cet apaisement apporte aussi au héros adulte des joies, mais surtout quand Albertine est absente. Le récit itératif du réveil, dont de nombreux éléments se rapprochent du début de "Combray" est envisagé par Jean Milly comme "L'ouverture de "Combray" donner du volume aux cheveux m pokora 2014 "L'ouverture de La Prisonniere".

Cela amuse Albertine qui compare Marcel au roi Assuérus en souvenir de la piece de Racine, Esther Acte I, scene 3 : La mort est le prix de tout audacieux Qui sans etre appelé se présente a ses yeux; Rien ne meta l'abri de cet ordre fatal Ni le rang, ni le sexe; et le crime est égal Moi-meme Je suis a cette loi comme une autre soumise Et sans le prévenir íl faut pour lui parler Qu'il me cherche ou du moins qu'il me fasse appeler Le narrateur évoque aussi le rite renouvelé "chaque soir" par Albertine qui "avant de [le] quitter [ Cette "chair" comporte "une sorte de douceur morale" a cause des "souffrances" qu' elle a fait "endurer".

J'ouvris le Figaro. J'y cherchais et constatais que ne s'y trouvait pas un article, ou prétendu te! Au début du Cahier 53 le narrateur précise qu'Albertine est renJrée a Paris avec ses parents; par la suite il nous apprend que sa mere est a Combray et qu'il lit les lettres qu'elle lui envoie. Le role de la présence maternelle est done partagé entre celles d'Albertine et de Fram;:oise.

Par ailleurs le critique nous apprend que les citations d'Esther, apparaissant déja dans Contre Sainte-Beuve, sont attribuées a la mere. Le train-train de tante Léonie peut etre déréglé par le passage d'une personne ou d'un chien "qu'on ne [connatt pas" et meme les conversations dans ses chambres sont racontées de maniere itérative.

Ces chambres constituent par ailleurs, le centre principal de la vie familiale: Frans;oise, Eulalie, le curé Le héros enfant partidpe du rite: il attend avant d'entrer dans la chambre de sa tante pour l'embrasser et l'aiderapréparer sa tisane. Suit l'enquete sur les passants de Combray; Frans;oise annonce ses entrées et ses sorties, comme au théatre, et ses renseignements sont imprégnés de provincialismes.

Le narrateur cependant se trouve a l'église avec ses parents et Proust introduit, en virtuose, le vocabulaire religieux. Le récit des célebres et copieux déjeuners du dimanche comporte les justifications de Frans;oise pour le choix de chaque mets. La visite d'Eulalie assure la circulation des nouvelles. L'apres-midi, l'enfant va lire dans sa chambre puis,ala demande de la grand-mere, au jardín; le rite de la lecture est interrompu quelquefois par la fille du jardinier qui, courant "comme une folle", annonce le défilé d'une troupe de cavalerie.

Les personnages n'en sont pas réels, mais sont des "images" forgées par le romancier, "immatérielles, e'est-a-dire que notre ame peut s'assimiler". Un autre rite du samedi, en mai, est celui du mois de Marie: la famille sort alors aprés le d1ner rencontrant parfois M.

Voir Jean Santeuil. Voir A. Vair A. Hamenatge a Vícror Siurana. J'ai parlé plus haut de la vie de garnison. La Prisanniere. XLl p. La Prisonniere. Culto, ceremonia o costumbre, las tres acepciones de rito nos remiten a gestos preestablecidos, reglados, atinentes a un simbolismo propio del mito, creencia o disciplina.

Trataremos de analizar cómo aparecen los ritos en Memorias de Adriano. De manera epistolar, Adriano, ya próximo a su muerte, trata de dejar un testamento espiritual y, a la vez, de encontrar significado a su vida y al mundo. Ha sido un hombre inquieto, curioso, que ha buscado respuestas en diferentes religiones, magias, cultos y misterios, a las eternas preguntas del ser humano.

Era un oficial joven cuando recibió la sangrienta aspersión de un toro agonizante. Siendo emperador se inicia en los misterios de Eleusis.

Al hacer referencia a su relación con la emperatriz, comenta: "Solía pensar en ese matrimonio ficticio que, la noche de las fiestas de Eleusis, tiene lugar entre la gran sacerdotisa y el hierofante, matrimonio que no es una unión, ni siquiera un contacto, pero sí un rito, y como tal sagrado" []. Y da algunos detalles del rito: "las serpientes ahÍtas de leche del antro de Trofonio se frotaron en mis tobillos; las fiestas tracias de Orfeo dieron lugar a salvajes ritos de fraternidad" [].

Sabemos que ha conocido distintas religiones. Al realizar el rito propiciatorio, un rayo "mató al. Se interpreta de manera peculiar esa circunstancia extraordinaria: las vidas inmoladas por la "espada divb:ia" prolongaban la de Adriano.

Aquí nace la idea de AntÍnoo de su autoinmolación propiciatoria, que se completa luego del sacrificio en igual sentido realizado por la maga de Canope.

El joven ofrece su halcón para prolongar la vida de Adriano. Los vistos hasta aquí son todos ritos que reproducen una simbología ampliamente difundida. La luna se vincula con la iniciación por su renacimiento cíclico. La aspersión con la sangre caliente de toro se utilizaba en la iniciación al culto de Atis, de origen frigio, incorporado por el emperador Claudia a la religión oficial del estado romano, y asimismo en el culto de Mitra, a quien se lo venera como dios solar y también asociado a los ritos agrarios.

Tampoco faltan, como veremos, las referencias al espacio y al tiempo sagrado. La impresión del nutrido conj unlo de objE tos e. De todos los plomos se sacaron calcos y se mandaron copias a los especialistas españoles en filología antigua.

No podemos detenernos aho ra en la bb creme rides installées y examen de lodo el material descubierto. Se debe recoger la particl1l:lFidad de que en dos de tales inscrip. Entre las aludidas losetas no hay que decir que aprovecbadas :ilgunas veces en forma regularizada y otras, las m:ís. L:ls figuras humanas son sumarias, y las rle animales. Tia 45, Junt:l Superior de Excavacionessiendo muy de observ:lr el detalle de que el paralelo llegue hasta la reproducción del mismo trazo del perfil inacabndo.

Y no porlemos dejar de describir el ornato excepcional de otras dos extraordinarias losetas: una figura humana en pie. Estas dos piezas se hallaron fuera del silo; la primera por el joven estudiante ya nombr1do, en una cata hecha cerca de aquél, sobre la meseta; y la segunda. Las figuras de ani. Es digno de observarse Que en la mayoría de las :lStas y candi les colg:mtt!

Las dos escenas acusan, en lo fundamental, cierto paralelismo con otr:IS. Y un hallazgo especial viene :1! Oc asta, muchos restos de las de ciervO; una grande, complcÍ!

Oc cobre h'dlóse, superficialmente sin poder precisar dóndl! Lo Que sí hemos logrado obtener del catedr;Ílico de Química D. Un posterior hallazgo de plomos en la meseta. Y siguen quedando fuera de nuestra :lpreciación las antes aludidas razones de orden filológico. Parece en'realidad absurdo Que se emprendief que requería lID estudio previo no ligero, el trabajo de proyect piez:ls t;1n numerosas y varias. Esta es la duda, si :Hluélla se rldmile.

La ohscrvación de aparentes influencias de vasos de S. Nos cnteramos de ello al mostrarnos el vecino de Palomar. El complejo de este ellterramiento daba lugar a confusiones. A nuestro juicio. Ya fuera de la ciudad. En lo alto de est:1 parte. Desde dicho sitio se ve a L. En escarpes del N. Alrededor de su entrada encontramos detritus de lalla de sílex y un fra gmento que parecía de punta de flecha.

A partir del antedicho sitio. Un poco antes de atravesar el barranco, al mismo lado izquierdo de lo que fué camino real, se descubrió y excavamos en el osario eneolítico de la denominada Covacha de ClUllí Henlde Que nos ocupamos en el trabaj o inserto cn el antedicho tomo 1. En una covacha, dividida en dos c:í maras. Esta cueva fun era ria se encuentra, pues, casi en el fondo de la vertiente E.

Ocupa éste el centro de la entr'lda. La forma aproximadamente Ironcocónica del Castellt! Aunque no suelen abundar los restos cer;ímicos prehistóri.

Estaba completada su defeos:.

Son las m:ís ! Undantes 1;ls ceJ:Ímicas ibéricas. Es ésle, pues, un poblado ibérico de los del tipo frecuente en las cercanías de las costas valencianas. Aparte del despoblado mentado, existen en el cortinón de la Umbría ot ros Que vivieron al parecer del eneolítico al Argar.

Las ondu laciones de la gran lader:1 dan lugar a algunos contrafuertes que se alzan ligeramentc cn forma de espolones; tres xp perdre du poids efficacement mere en término de Albaida. En todos ellos unos pequeños espacios de terrcno ent'c rrado entre la parte alla del espol6n, hecho m:ís inaccesible ahondando artificialmente el collado. En estos se encuentran superficialmente tiestos hechos a mano, lisos. Si desde el pie del Oaste1l1!

Por el propietario, con motivo de cavar profundamente el altozano. Ju nto a ell os se halló un pequeño bronce de Nerón. Del tlmpl io asiento del pobl ado, al seccionarse en campos muy I.! Una excavaci6n :1 fondo sería hoy poco pr;íctica. Ilast:1 el mismo debieron ilegar las aguas de la vieja acequ in del pueblo, de la que flón se rieg:1O algunas tierras al NO. En b ladera fronteriza al castillejo se abre la Cova ,Jel Barrane del Caslellct.

Dió esta pequeña cueva en forma de concha irregular y de sobre cinco metros de fondo por otras tantos de ancho: en la parte superior un individual enterramiento de inhumacióncon un vas ilO liso. El cuadro de hallazgos, como se ve, es el propio de las cuevas eneolí ti cas vaIcnci Si ello pudiera servi r de estímulo para prosegui rl as alguien co n amor a estas investigaciones y ademas al p3ís, SCfÍ3 un motivo de satisfacción p3ra el 3utor de estas notas.

El h:l lJ azgo de lestos no sólo romanos. Así, pues, lo chocante del caso que aho ra recorda. Que impusieron la necesidad de ahondar hasta los cimientos en el :Írea que oc upa; y a sobre 4 ó 3 y medio metros de profun didad surgieron varias pa redes de piedra en seco. Dc los materiales que los envolvían nada podemos decir, porQuc no se nos dió cuenta sino cuando se había ya llegado al rondo.

Recientemente, al emprender la labor de extracci6n de tierras del solar dedicado a ampliación del Palacio de la Generalidad, ya alerta por los anteceden tcs referidos, encargado el Sr.

Rincón, en qu ien tanto interés despiert:1O estos estudios. No hay que deci r que la complicaci6n grande que hubiera producido la paralizaci6n, por tiempo imprevisible, de las ot.

En dicha cuevalos trabajos de los Sres. Boroms y Corominas habían sacado a la luz preciosas piezas de hueso y entre ellas arpones de una o dos hiler trabajos se han realizado en las tierras ya removidas y examinadas. Ya en la primera campaña apareció el extremo de un pequeño arpón de tipo inicial. Se trata de un ejemplar claro, fino y de sección redondeada, con los dientes defi. Esta nos dió ya la seguridad de que la cueva había comenzado a ser ocupada con lotensidad, en el MagdalenienSel IV, lo Que no hubiera podido decidirse ni por los hallazgos de sílex ni por los de las restantes piczas óseas.

Esteve, en la provincia de GastelIóo. En el capítulo de ganancias hay Que colocar Jos nuevos e interesantes materiales que Salvador Vj[aseca ha obtenido en la provincia de Tarragona y los resultados de la excavación de In cueva de la Cocina. José María Caraminas, Que desde hace años, cribando la tierra dejada en la Bora Gran d'etl Carreras, formó una magnífica colección de sílex, ;n especial microlitos en series muy completas, con alguna pieza de hueso. En el Sr. Corominas se puso en relación con la Comisaría de Excavaciones de Gerona ' se inició una colaboración que ha resultado muy fecunda.

Por una p:lrte, el Sr. Esta tarea se ha realizado casi por completo al escribir ecta nota, tras cuatro campañas. Los resultados han sido los siguientes: Cova del Reclau Viver. Los niveles mferiores corresponden al Solutrense, Proto-solutrense y Auriñaciense.

Bora Gral! De hu eso, trozos de punzón. Se han lavado centenares de plaquitas y sólo en una se h:1O hallado líneas grabadas que parecen formar parte de un animal. Este es un hecho nuevo en Cataluña. Lantier, conservador del Museo de Saint Germain de París. Parece muy difícil, en tal caso, hablar de una colonización marsellesa: el imperi o de Marsella se ejerda sobre el mar y no en tierra.

La acció n, de los foceos ep. Un ci nturón de fortificaciones indígenas a unos 7 km s. Después Je M:? En estos monumentos ya no aparece nada del choque entre lo real y lo ideal con que los artistas pergaménicos y romanos representaron a los celtas; la cabellera erizad:! El mismo ritmo se manifiesta en la composición de los rostros, con ancha frente y largo mentón.

En un bajo relieve de Antremont figuran dos mujeres en busto; un:l tiene una pequeña liebre y puede :tportar alguna luz, si se rclationa con las estatuas de Euffigocix y de Tougct, que también ,-icncn un jabalí y una liebre. Pero la presencia de estos animales no indica que se trate de un animal totem, llegado a dios O asociado :l él.

Y así, en lug:lr del totCIO aparece el héroe del clan, de la tribu, de la nación. Así, pues, todo habla de la muerte en los lugares de culto provenzales. Los caballos '1 los jinetes de Mouries. Lo mismo los monstruos andrófagos de la Provenza y las placas decorativas de Orgon en las cua les los cazadores llevan su caza simbólica de la liebre bajo la mirada de la divinidad, eternizando un rito semejante al que desarrollan las Cabalgatas sobre los frisos tasios.

No son, en absoluto, dioses, sino héroes, personajes sobrehumanos pero no sobrenaturales. Alrededor de su tumba representada en Roqueperfuse por dos fosas excavadas en el interior mismo del santuario, se celebrarían. Los santuarios provenzales son igua lmente cementerios. Como creemos el tema de sumo interés para dilucidar el aholengo de la cultu ra ibérica y el contenido étnico de este vocab.

S Restos arqueol6gicos valencianos de la colecci6n de D. Juan ViI. CIItwtllrtllcza y antigjjcdad del. Brecha huesosa. Hallazgos del IlM01! Dos cuchillos pequeños de pedern y fragmentos de hueso de cdneo hum:1llo nl. Curiosísima y por todo extremo interesante hacha de cobre. Placa con dos agujeros. Fragmentos de huesos humanos. Dos helix num. Hallazgos de la "CIle1.

Pedazo de cristal de roca, preparado mim. Hallazgos de la ladera de San. Pedernales arqueolíticos, algunos huesos humanos, otros de mamífero, hélices y olms conchas mari. Cosa semejante ha acontecido a L. Pericot con los extraordinarios descubrimientos de Cueva de la Cocina de Dos Aguas.

Quien buscare aquí notas concretas que le permitan formar idea sobre nuevos descubrimientos. A ellas remitimos a[ lector. Juan, S. A un melro de profundidad se halló un molino de forma elípt ic::! VI, Yo de sistematlza.