Regimen de visitas para bebes ecuador

Veuillez vérifier votre numéro de réservation et votre code confidentiel avant de réessayer. Vous pouvez uniquement laisser un commentaire dans les 28 jours suivant votre départ de l'hébergement. Seuls les clients ayant réservé sur Booking. Cela nous permet de nous assurer que nos commentaires sont rédigés par de véritables clients comme vous. Si vous avez réservé un hébergement dans cet établissement via Booking.

Un problème est survenu pendant le chargement des commentaires. Ouvrez votre liste. L'accessibilité pour personne en fauteuil roulant Rampe du véhicule à la terrasse. Salle de bain équipé d'une douche plate sans porte ni rebord La disponibilité et aide en cas de besoin des proprietaires, les conseils pour visiter l'île.

Indiquez les détails de votre réservation

Problème d eau chaude on se laver souvent à l eau froide. Appartement chaleureux et convivial. Nous vous avons envoyé un e-mail pour vous permettre de terminer votre inscription. Parrainer un établissement Ajoutez votre établissement.

Ces cookies assurent le bon fonctionnement de notre site, pour que vous puissiez le parcourir et effectuer facilement une réservation. Ils comprennent des fonctionnalités essentielles en matière de sécurité et d'accessibilité. Ces cookies analysent la manière dont notre site est utilisé.

Ces informations nous permettent d'améliorer notre site et les services que nous proposons. Ces cookies sont utilisés par Booking. Ils vous permettent également d'aimer ou de partager du contenu directement sur les réseaux sociaux. Les cookies fonctionnels aident notre site à opérer correctement. Ils vous permettent de créer votre compte, de vous connecter et de gérer vos réservations.

Ils gardent également en mémoire la devise et la langue que vous avez sélectionnées, ainsi que l'historique de vos recherches et vos autres préférences. Vous devez activer ces cookies techniques pour que notre site et nos services puissent fonctionner correctement. Vous trouverez plus d'informations sur l'utilisation et la description des cookies dans notre Charte sur la confidentialité et les cookies. Les cookies analytiques nous aident à comprendre comment les clients tels que vous utilisent Booking.

Ils nous permettent d'améliorer notre site, nos applis et nos communications, et de continuer à vous proposer du contenu intéressant et pertinent. Les cookies tiers sont utilisés par Booking. Ces publicités sont basées sur votre navigation, par exemple les hébergements que vous avez recherchés et les tarifs que vous avez consultés.

Ces cookies nous permettent également d'intégrer les réseaux sociaux à notre plateforme, pour que vous puissiez aimer ou partager des pages ou des produits sur les réseaux sociaux. Nous disposons de plus de 70 millions de commentaires sur nos établissements, tous rédigés par de vrais clients. À leur retour, les clients nous racontent leur expérience. Nous vérifions l'authenticité de chaque commentaire et supprimons les grossièretés, avant de les afficher sur notre site.

Si vous avez effectué une réservation sur notre site et souhaitez laisser un commentaire, veuillez d'abord vous connecter. Cookies fonctionnels Ces cookies assurent le bon fonctionnement de notre site, pour que vous puissiez le parcourir et effectuer facilement une réservation.

Réservez un hébergement et effectuez votre séjour avant le 31 mars pour avoir une chance de remporter une nuit dans une suite au stade de Wembley ainsi qu'un voyage tous frais payés pour la finale de l'UEFA EURO Détails du concours et autres prix. Ajoutez votre établissement. Tous les appartements Appartements Hôtels spa. Espagne Appartements Hôtels. Grande Canarie Appartements Hôtels. Valleseco Appartements Hôtels. Infos sur les appartements et tarifs Équipements Important - À lire À savoir Commentaires clients Partagez l'établissement La Alpispa.

Nous ajustons nos tarifs! Appartement La Alpispa hébergements de type location disponibles sur Booking. Ils représentent le niveau de qualité fourni et prennent en compte plusieurs facteurs tels que les équipements, la superficie, l'emplacement et les services.

Sandrine Espagne. Nos gustaron las instalaciones, la tranquilidad que había, todo muy limpio y acogedor. Cristina Espagne. En general todo perfecto.

Ana Espagne. El alojamiento muy bien ubicado zona muy tranquila y acogedora las instalaciones perfectas. Maricarmen Espagne. Entorno acogedor,, instalaciones ideales para pasar en familia, Sin duda repetiremos. Montse Espagne. La casa muy acogedora, ideal para desconectar del dia a dia y hacer bonitas rutas de senderismo. María Espagne.

Me encanto la piscina, la terraza, la casita y salón de juegos para niños. Miriam Espagne. La casa super acogedora, no le faltaba de nada, ideal para unos dias en familia,resaltar la piscina y el jacuzzi, indudablemente voveremos Angharad Espagne.

Nos encantó todo. Almudena Espagne. El trato era genial, tanto David que fue el que nos atendió como su esposa. Coraima Espagne. Personnel 9,4. La Alpispa Réserver maintenant. La Alpispa hébergements de type location disponibles sur Booking. Traduction en cours Traduit par Booking. En voir plus. Connexion Wi-Fi gratuite. Animaux domestiques admis. Checkin month Mois décembre janvier février mars avril mai juin juillet août septembre octobre novembre décembre janvier février mars Checkout month Mois décembre janvier février mars avril mai juin juillet août septembre octobre novembre décembre janvier février mars Disponibilité Nous ajustons nos tarifs!

Désolés, il est impossible de faire une réservation de plus de 30 nuits. Veuillez indiquer vos dates pour vérifier les disponibilités. Votre date de départ est invalide. Une erreur s'est produite. Veuillez réessayer plus tard. Informations sur la société Hello! Informations sur l'hébergement La Alpispa is completely isolated from the outside, which allows soin du visage avec vapeur complete disconnection from the routine.

Informations sur le quartier Zumacal is a small place with a very low population density whose main activity is small subsistence farming. Langues parlées Anglais, Espagnol. Vous avez besoin de plus d'informations avant de réserver votre séjour? Contacter l'hôte. Voir les disponibilités. Hôpital universitaire Dr. Centre hospitalier universitaire insulaire de maternité et pédiatrie. University of Las Palmas de Gran Canaria. Asadero Grill Los Pollitos Restaurant.

Supermercado Norte Supermarché. Mercado de Arucas Marché. Pozo de Las Nieves Montagne. Pinar de Tamadaba Montagne. Toutes les distances sont calculées à vol d'oiseau. Les distances de trajet réelles peuvent varier.

Parking Gratuit! Parking accessible aux personnes à mobilité réduite Parking intérieur. Internet Gratuit! Chambre Armoire ou penderie. Salle de bains Serviettes Sèche-cheveux Douche Linge de maison Salle de bains supplémentaire Toilettes supplémentaires Salle de bains privative Toilettes Salle de bains commune. Coin salon Place à la convivialité Coin repas Canapé Coin salon. Équipements en chambre Confort supplémentaire Fer à repasser Bain à remous Matériel de repassage.

Animaux domestiques Gratuit! Parties communes Bibliothèque. Espaces piscine et bien-être Piscine Parasols Chaises longues ou de plage Piscine extérieure toute l'année Piscine extérieure Solarium.

Activités Matériel de badminton Fléchettes. Vue sur la montagne Vue. Divers Lavabo bas adapté aux personnes à mobilité réduite Toilettes avec barres d'appui Accessible en fauteuil roulant Espace fumeurs Chauffage Chambres familiales Équipements pour les personnes handicapées Chambres non-fumeurs.

Langues parlées Anglais Espagnol. Sèche-cheveux Caractéristiques de la salle de bains douche, baignoire, etc.

Category: Ecuador

Nourriture et boissons Restaurants à proximité Informations sur le petit-déjeuner Nourriture pour régime spécial disponible végétarien, halal, casher, etc.

Informations sur le déjeuner et le dîner Tarifs des repas. Conditions Conditions pour les animaux Conditions d'annulation Conditions pour les couples les couples non mariés sont-ils permis?

Autre Saisissez un commentaire. Merci de votre aide! Retour à l'établissement. Il vous manque des informations? Voir les disponibilités Important - À lire L'établissement La Alpispa accepte les demandes spéciales.

Ajoutez la vôtre à la prochaine étape! Arrivée 14h00 - 0h00 Vous devrez indiquer à l'avance votre heure d'arrivée à l'établissement. Départ 0h00 - 13h Enfants et lits Tous les enfants sont les bienvenus. Les enfants âgés de 6 ans et plus sont considérés comme des adultes dans cet établissement.

Regimen de incorporacion fiscal facturacion electronica

Cet établissement ne peut pas accueillir de lits bébé. Cet établissement ne peut pas accueillir de lits d'appoint. Cartes acceptées par cet établissement L'établissement La Alpispa accepte ces cartes et se réserve le droit de bloquer temporairement une certaine somme sur votre carte avant votre arrivée.

Heures silencieuses Les clients doivent éviter de faire du bruit entre 22h00 et 9h Voir les disponibilités À savoir Veuillez noter que la piscine est ouverte en saison, de mai à octobre. A su vez. Por ello admite hasta cuatro clasificaciones: étnica, social, laboral y legal. Étnicamente, se dividió en blancos, indios, negros y castas mixtas mestizos, mulatos y zambos.

Socialmente, en aristócratas, plebeyos y esclavos. Laboralmente, en funcionarios, empleados, mercaderes, artesanos, jornaleros, mitayos y esclavos. Si bien esta representación nunca coincidió plenamente con la realidad, ambas no eran mutuamente excluyentes. Suponer que existe un orden claramente establecido —cuyas sutilezas, sin embargo, se desconocen— fue uno de los mayores instrumentos de legitimidad del poder arbitral del emperador, del virrey, del señor local.

Esta realidad jurídica e institucional nunca funcionó a cabalidad, pese a los denodados esfuerzos del gobierno colonial. Fue casi imposible establecer con claridad las. A ellos se iría sumando paulatinamente la población esclava. Juntos, "pero no revueltos", estos sectores conformaron la población urbana colonial.

En las zonas rurales, el corregidor, el cura de parroquia y algunos españoles se disputaron el control de la mano de obra indígena —concentrada en las comunidades— a partir de las potestades recibidas del rey de España.

En este proceso, las autoridades tradicionales los "curacas" fueron funcionales al poder colonial. A cambio del cumplimiento de determinadas obligaciones tributo, mita, evangelizaciónestos "señores de la tierra" mantuvieron el control de los recursos agrarios y ganaderos. Concede beneficios o prebendas, como una remuneración por servicios recibidos; las rentas que se derivan de los beneficios son un atributo del oficio, no del receptor como persona. Teóricamente, los indígenas eran vasallos del rey de España, no de los corregidores, los curas de parroquia, los hacendados o los mineros.

La "protección" se legi. Funcionarios coloniales y españoles afincados en América debían actuar como intermediarios en esta lógica. Sin embargo, terminaron siendo auténticos "señores". Mita, yanaconaje, pongaje, diezmos y tributos transformaron en siervos a los integrantes de las poblaciones americanas originarias. Estas relaciones se condensaron en una institución económica y social —cuando no también política— que sobreviviría al régimen colonial: la hacienda.

Abreviando la historia, puede afirmarse que las sociedades que transitaron a la independencia formal al inicio del siglo XIX eran híbridos de patrimonialismo, feudalismo colonial y comunitarismos de diversas intensidades. No es que no existiesen derechos, al menos formalmente, sino que estos se repartían desigualmente a lo largo del entramado social.

Sin embargo algunas instituciones coloniales, los cabildos y las comunidades reconocían formas limitadas de participación política. A las fracturas y exclusiones étnicas se sumaba la generalizada marginación de las mujeres en todos y cada uno de los estamentos del sistema colonial.

Es en este marco que aparecen las primeras formulaciones de derechos. Parafraseando la definición de un viejo diccionario, podría decirse que se entiende como derecho "aquello que es debido a alguien por ser tal". Estamos bastante lejos de la moderna noción abstracta y universalista.

El orden colonial no pudo dar continuidad a la ecuación legitimadora de los estados despóticos, a pesar de que su matriz teológica y filosófica apuntaba en esa dirección. La autoridad se fragmentó, la provisión de bienes se adelgazó y se hizo intermitente. Es por ello que tuvo que recurrir a otra lógica para atender a lo social: la beneficencia en manos de la Iglesia. Luego, cuando en el siglo XIX la beneficencia cambió de manos, al perder poder la Iglesia y aparecer una incipiente sociedad civil de notables, la lógica seguiría siendo la misma.

Al estancamiento económico y el fracaso de las reformas borbónicas se sumó el impacto de las guerras napoleónicas en Europa. Las reformas allí aprobadas sustentaban una monarquía constitucional garante de derechos iguales para los españoles incluyendo a los americanos y mejoras para los indígenas. Hidalgo y Morelos, ambos curas liberales que intentaron vincular la lucha independentista con el tema de la tierra, fueron capturados y ejecutados por los criollos que sólo optaron por la independencia cuando la monarquía española se vio obligada a aceptar reformas liberales.

Mario Vargas Llosa, para su obra La guerra del fin del mundo. Aceptar y plasmar el liberalismo en instituciones hubiese sido suicida para elites cuya base de existencia y de legitimidad era un tramado de relaciones tradicionales, cuasifeudales. Se limitaron a utilizar el discurso liberal para incrementar su poder, provocando así, de manera paradójica, respuestas tradicionalistas, antiliberales, en los grupos subalternos.

Esta respuesta no tuvo nada de irracional: deriva de una valoración bastante acertada acerca de las consecuencias que traería la disolución de los lazos tradicionales, con el telón de fondo de sociedades carentes de fuerzas económicas y políticas realmente modernizadoras.

Por el contrario, lo que sucedió fue que el poder arbitral se fragmentó y pasó a residir en manos de aristócratas, señores locales, burócratas y una nueva figura heredada de las guerras de independencia: los caudillos militares.

Frecuentemente se menciona la escéptica previsión de Bolívar acerca de que el poder caería en manos de "tiranuelos de todas las razas y de todos los colores". Otros, sin embargo, han tratado de descubrir un signo progresivo, de movilidad social, en este proceso. No obstante, al igual que el régimen colonial, el régimen republicano tuvo que dotarse de una "representación" de sí mismo que lo legitimara, aun cuando no se correspondiese con sus usos y costumbres.

Ahora volvían a apoderarse de la situación. La retórica liberal, utilizada indistintamente por caudillos civiles y militares, sirvió para acrecentar y legitimar viejas formas de dominación. Desde México hasta el sur de los Andes, el siglo XIX fue testigo de un incesante despojo de tierras y protecciones consuetudinarias, llevado a cabo contra las comunidades campesinas. Curiosamente, los reclamos contra el despojo republicano se harían apelando a títulos coloniales.

Los ciclos intermitentes de reclamos y rebeliones han comenzado a ser estudiados. La ausencia de testimonios directos nos priva de una imagen clara de las percepciones de sí mismos de que disponían quienes tuvieron a su cargo esta compleja praxis.

Viajeros, novelistas, periodistas empezaron a hablar por los "humillados y ofendidos". Propusieron como vía de transformación la masificación de la educación.

Entre los liberales tuvo mas éxito una visión evolutiva, que mantenía las fronteras de la desigualdad como un mal menor, hasta tanto no se hubiesen creado las condiciones materiales y culturales para permitir el acceso a la igualdad para los excluidos.

Para quienes usufructuaban el poder patrimonial, los derechos eran las garantías de los privilegios definidos a partir del estatus. Los aristócratas conservadores no tenían reparos en explicitar una visión de la sociedad y del Estado basada en la aceptación explícita de la desigualdad entre los seres humanos. La idea de derechos ciudadanos, a pesar del universalismo implícito en esta concepción, paradójicamente era también minoritaria, en la medida en que la ciudadanía estaba demarcada por criterios de propiedad o renta.

Del segundo, La ciudad sumergida. Aristocracia y plebe. LimaLima, Ed. Horizonte,2a. No hace al caso resumir aquí la historia de cofradías, fraternidades, mutuales y cooperativas, que culminaría con el sindicalismo que apareció en diversas partes del continente entre fines del siglo XIX y principios del siglo XX. En particular son notorias las demandas de reconocimiento de títulos comunales de origen colonial, al verse confrontados con procesos de despojo, no sólo en el siglo XIX sino también hasta la primera mitad del siglo XX.

No se puede negar que el liberalismo político impulsó también algunos procesos democratizadores entre sectores subalternos, particularmente en el seno de la "plebe urbana". Casi todas las sociedades son mayoritariamente mestizas y urbanas. En los países de la región rige el voto universal y se celebran elecciones con cierta regularidad. En particular, el reconocimiento y ejercicio de derechos por parte de las mujeres ha crecido de manera impresionante. Sin embargo la pobreza sigue siendo mayoritaria.

A la vez, se han desarrollado diversos procesos de movilidad social, incluyendo la migración fuera del subcontinente. Los avatares y paradojas de la democracia en el continente han llevado a refinar el pensamiento en torno a ésta.

La primera y fundamental causa de esto fue el desarrollo de diversos movimientos por la igualdad real. Resulta llamativo comprobar que el discurso y las políticas liberales que erosionaron la visión providencialista de la sociedad y del poder, sin intentar.

En esto jugaron un papel muy importante las clases medias urbanas, que vivieron la frustración de una ciudadanía formal en estados patrimoniales. En términos éticos, la noción de "justicia social" fue una poderosa herramienta de cuestionamiento y aliento a las reivindicaciones, así como terreno de disputa entre diversas perspectivas. Desde una mirada trios 4 caries detection de la sociedad, propia del catolicismo tradicional, la justicia social se entendía como el reforzamiento de relaciones estamentales y de derechos limitados.

En diversos proyectos políticos del continente comenzó a dibujarse una relación fuerte entre justicia social y derechos. Estos fueron planteados como un correctivo frente a la injusticia, en la medida en que establecerían barreras infranqueables que toda actividad humana económica, social o política debería respetar.

Por ejemplo, las modalidades que promovieron los llamados "caudillos populistas" valiéndose de procesos de redistribución, ejerciendo un rol arbitral, e incluso autoritario, por encima de las relaciones sociales existentes. O la forma de justicia social que se expresó al interior de movimientos revolucionarios que resultaron de la aceleración de los procesos económicos y políticos en el mundo en las primeras décadas del siglo XX.

En la mayor parte de los discursos revolucionarios latinoamericanos, a la justicia social se llega por medio de un proceso político que violenta el llamado "estado de derecho". La mayoría de las vanguardias latinoamericanas se adscribieron. Sin haber llegado nunca a fructificar en el continente, el individualismo y la ciudadanía, en su versión liberal, fueron declarados caducos por socialistas, nacionalistas y populistas revolucionarios.

En otros, se han desarrollado parcialmente procesos de redistribución. Otros movimientos de reivindicación de derechos tuvieron como protagonistas a los trabajadores, incipientemente "proletarizados" en el marco de la expansión de actividades extractivas mediados del siglo XIX y procesos de industrialización limitada finales del siglo XIX e iniciación del XX.

También aquí el abanico de demandas y movimientos fue muy amplio. Las definiciones se aceleraron en la medida en que los movimientos laborales latinoamericanos recibieron el impacto de sus similares europeos. La jornada de ocho horas, el derecho a la sindicalización, la protección frente a los despidos arbitrarios, etc. Los movimientos laborales serían los primeros en lograr reconocimiento jurídico para sus derechos; legislaciones protectoras del trabajo pueden registrarse desde muy temprano en el siglo XXindependientemente del signo político de los gobiernos instalados en uno u otro país.

Probablemente, el temor a revoluciones sociales, así como el hecho de que los trabajadores urbanos tenían un peso político del que carecían los indígenas, facilitó este proceso.

Este dato marca una diferencia de la historia de la ciudadanía y los derechos en nuestro continente en relación con el modelo. A lo largo del siglo, las reivindicaciones se ampliaron. Ya se mencionó que sus primeros indicios se relacionan con el discurso de los liberales progresistas, los "amigos de los indios", que veían, en el analfabetismo y la ignorancia, las claves de la dominación tradicional.

No por casualidad así fue percibido por los poderes locales, que pusieron tenaz resistencia a la expansión de la escuela, sobre todo si ésta era laica. Ha acompañado este proceso una cierta tradición constitucional que expresó un pacto político redistributivo y desarrollista, hoy satanizado como "populismo". Un hito en esta historia fue la famosa Constitución mexicana de Querétaroprimera en el mundo en reconocer derechos sociales junto con los derechos políticos.

La Revolución mexicana, iniciada como un movimiento por el sufragio, devino en un movimiento revolucionario por la tierra. Pareciera que los derechos sociales requieren estados fuertes, capaces de redistribuir de manera compulsiva. Y estos estados no pueden ser sino autoritarios.

Ya se mencionó el caso del caudillismo, que en el siglo XX pasó a ser "populismo". Otro ejemplo es el de la recurrencia de discursos milenaristas e indigenistas. Cuando se inaugura el siglo XXlo encontramos vivo en los discursos y programas de los indigenistas peruanos; a mediados de siglo, Octavio Paz develó, en la base del Estado autoritario mexicano, algo similar. La dominación colonial se basaba en un discurso de "naturalización" de la desigualdad.

Toca aquí afirmar que este discurso ha llegado casi intacto, en diversos sectores de la sociedad latinoamericana, hasta el presente.

Se han modificado parcialmente algunos conceptos, pero la lógica sigue siendo la misma. En la nueva versión, la elite se compone por los tecnócratas que saben y cuya misión es prevenir que estados y economías caigan en manos de irresponsables populistas, aun cuando esto implique recortar los derechos de las mayorías. Para entender el presente y el porvenir de todos los derechos humanos —incluyendo los derechos económicos, sociales y culturales— en América Latina, es necesario dejar de lado algunas visiones estereotipadas de nuestras sociedades.

Por un lado, la que sugiere que debido al peso de tradiciones corporativas o comunitaristas es casi imposible pretender desarrollar una cultura de derechos. Ni una cosa ni la otra. América Latina es un continente heterogéneo, en el que los caminos de la modernidad ética y política se han desarrollado asumiendo y redefiniendo diversas tradiciones culturales, originarias unas, importadas otras, sin que estos procesos hayan culminado satisfactoriamente.

La precariedad de las instituciones y sobre todo la precariedad de una cultura de derechos tiene que ver con la precariedad de los procesos de modernización. El débil sentido de pertenencia a comunidades nacionales en las que al menos la igualdad formal tenga vigencia va de la mano con la débil e inestable articulación a sistemas productivos y mercados modernos.

Sin embargo, no siempre ha sido así. En algunos momentos del siglo XXla mayoría de sociedades latinoamericanas vivieron procesos de integración y modernización promovidos desde proyectos políticos y culturales que compartían valores nacionalistas y de justicia social. Por diversas razones la mayoría de estos procesos quedaron truncos o fueron violentamente revertidos.

Se fracturan las identidades y solidaridades relativamente modernas que se habían expandido en la segunda mitad del siglo XX nación, clase, ciudadanía, etc.

Pero nadie puede predecir hasta dónde podríamos llegar si la actual inestabilidad se mantiene en la década venidera.

En territorios que se disputan narcotraficantes y grupos armados irregulares, así como en zonas periféricas de ciudades superpobladas se siente que regresamos a la sombría descripción hobbesiana del "estado de naturaleza". La paradoja se disipa si se recuerda que desde el siglo XVI en adelante, sucesivos procesos de "modernización" exógena han estado acompañados de destrucción, sin reemplazo de estructuras e identidades tradicionales.

Si bien a los neoliberales les gusta presentarse como técnicos apolíticos y amorales, la verdad es que su proyecto comporta una auténtica revolución en términos de relaciones de poder y de sistemas de derechos vigentes en una sociedad. La simplificación de las relaciones sociales a transacciones de compra y venta en el mercado trae aparejada la disolución del tejido social y su reemplazo por una lógica exacerbada de competencia.

Supone, en primer lugar, una "privatización" de los derechos humanos. Es decir, una reducción de los mismos a ser meras protecciones de la privacidad de los individuos frente a injerencias externas visión negativa de los derechosdejando las dimensiones sociales de la vida de los individuos libradas a los resultados económicos que los mismos obtengan en los mecanismos de mercado.

En segundo lugar, postula una priorización del derecho de propiedad sobre cualquier otro derecho y la reducción de la vida social a un conjunto de contratos privados de compraventa que derivan del derecho de propiedad. Como han señalado diversos analistas, los niveles de cohesión y sofisticación de quienes iniciaron y hasta el momento mantienen una "guerra santa" contra Occidente, sólo pueden comprenderse adecuadamente en el marco de los procesos de modernización frustrada y exclusión que afectan a diversas regiones del.

Por otro lado, la respuesta imperial no deja de ser tributaria de la misma lógica: apunta a aniquilar peligros reales e imaginarios, a los que considera esencialmente reñidos con los valores "occidentales". La transacción entre el liberalismo y la socialdemocracia, entre economía de mercado y estado de bienestarentre libertades individuales y cohesión social se ha roto.

Si bien no podemos anticipar los resultados, sí podemos prever cursos de acción. En décadas pasadas, América Latina vio sucederse numerosos movimientos de justicia social incipientemente clasistas unos, nacionalistas y pluriclasistas otrosque intentaron caminos de modernidad priorizando la igualdad. Estos, sin embargo, muchas veces eran ajenos a incorporar una perspectiva de derechos en su programa y en su quehacer. Sin duda éste fue un aspecto vulnerable de los maigrir vite quel sport. El neoliberalismo ganó legitimidad justamente reivindicando la prioridad de las libertades individuales y los derechos que las protegen frente al opresivo peso del Estado.

Pero lo cierto es que contribuyen a profundizar la fragmentación y las exclusiones. Entre tanto, los derechos integrales siguen siendo una cuestión pendiente para las mayorías latinoamericanas. De manera subyacente o explícita también se converge en la crítica a los efectos de las medidas de ajuste estructural, las políticas económicas neoliberales y la firma de tratados de libre comercio de manera poco transparente y poco beneficiosa para las poblaciones.

En este accionar conjunto, quienes formamos parte del movimiento de mujeres pudimos comprobar que existen dos campos, dentro del corpus de los derechos humanos, que presentan graves y permanentes dificultades para ser implementados: el de los derechos humanos de las mujeres y el de los DESC. La distribución equitativa del trabajo impago en la esfera doméstica es un requisito indispensable para el ejercicio en igualdad de otros derechos, como el derecho al empleo o al esparcimiento.

Cambiar esto no es una opción, es un mandato de los instrumentos de derechos humanos. Dos tercios del trabajo impago en el mundo es realizado por mujeres; 2 por tanto, lo que pasa en los hogares puede tener impacto en la economía mundial. Otro ejemplo de lo enriquecedora que puede ser esta posibilidad de interconexión lo da el cruce entre violencia doméstica, ingresos económicos y Producto Interno Bruto PIB. Una mujer que sufre violencia doméstica en general gana menos que aquella que no es víctima de esa violencia; la violencia doméstica compromete A pesar de los índices mencionados, la "conspiración de silencio" que rodea a esa violencia impide que datos cuantitativos y cualitativos puedan revelar mejor la magnitud de ese fenómeno.

Considerado una especie de territorio fuera del alcance de la ley, la familia, muchas veces, se constituye en espacio de arbitrio y violencia, debido, entre otros factores, a la complicidad e indiferencia social en relación con lo que ocurre en el universo privado del lar, encontrando.

Eso supone, asimismo, transformaciones profundas, tanto en el intercambio entre los Estados, en las estructuras económicas y políticas de los países, en el reparto comunal y familiar de bienes y servicios y, también, en la percepción individual de la democracia y la ciudadanía. No es casual que los representantes de los estados eviten la creación de mecanismos que podrían asegurar la justiciabilidad de estos derechos. El problema se agrava si pretendemos hablar de los DESC de las mujeres, o sea, de la mitad de la población del mundo.

Las personas que pertenecemos al movimiento de mujeres hemos encontrado resistencias para el reconocimiento de nuestros derechos en cuanto tales, no sólo en la interlocución con los representantes de nuestros gobiernos a todos los niveles: municipal, provincial, nacional, sino también en las estructuras internacionales de ambos. En el caso de la comunidad de derechos humanos, de la que numerosas organizaciones de mujeres nos sentimos parte, la falta de reconocimiento respecto a muchas de nuestras preocupaciones o la minimización de nuestros reclamos resulta preocupante, porque las organizaciones de mujeres nunca dudan a la hora de sumarse a las acciones de denuncia y solidaridad que propone el movimiento de derechos humanos.

Nos referimos a cuestiones como la violencia doméstica, la criminalización del aborto, el acoso sexual en el empleo o la feminización de la pobreza, entre muchas otras. Multitudinarias marchas contra la guerra y a favor de la paz en todos los países de la región durante los años y mostraron en las calles a mujeres del movimiento y a activistas de derechos humanos.

Pero, aunque levantemos la misma bandera en las marchas, reclamando por paz, democracia, justicia económica, los contenidos que damos a estas palabras desde ambos movimientos son distintos. Desde hace muchos años, cuando las mujeres pedimos paz incluimos el derecho a vivir una vida sin violencia y esto no se refiere sólo a la que se deriva de los conflictos armados, sino a la violencia de género que se sufre en el trabajo, la casa y la calle.

A la vez, los contenidos de las palabras democracia y ciudadanía son también diferentes. Cuando las feministas levantaron el lema de "Democracia en el país y en la casa" 5 estaban extendiendo el concepto de igualdad al espacio privado. Las relaciones igualitarias en el hogar son consideradas fundadoras de una nueva ciudadanía. Pero no todas son rosas dentro del movimiento de mujeres.

Uno de ellos es que no todas las organizaciones de mujeres ven como adecuado el marco de los derechos humanos para la defensa de derechos de las mujeres.

Regimen de visitas para bebes ecuador

Eso incluye los derechos humanos, sus instrumentos y mecanismos. Un ejemplo son las críticas a aquellas organizaciones masculinas que en el D. Esas críticas pueden.

El hecho es que afloran desconfianzas y malestares, no expresados ni elaborados, cuando ese u otro tema es manejado por varones, que deberían ser abordados y discutidos, si no queremos contradecirnos con nuestro deseo de no cargar solas con el peso de la discriminación y la necesidad de su erradicación. Dentro de cada uno de ellos confluyen corrientes marcadas por orígenes, pertenencias y formaciones políticas diferentes. Años de dictadura, la endemia de los conflictos armados y las dificultades para erradicar los remanentes autoritarios enquistados en las instituciones de seguridad explican esta situación.

Sin embargo, luego de haber compartido, desde las conferencias preparatorias de Viena diciembre de hasta la fecha, numerosos encuentros internacionales de derechos humanos, tanto en el sistema regional como el mundial, podría decir que lo observado en la arena local tiene muchas similitudes con lo que sucede en la arena internacional. Esta deslegitimación se extiende a las organizaciones de mujeres que los defienden, ya que no son reconocidas como integrantes de la comunidad de derechos humanos, aunque utilicen para la defensa todos los instrumentos y mecanismos de ésta.

En febrero de asumieron sus cargos, recientemente creados, el secretario y subsecretario de derechos humanos de la Provincia de Santa Fe, Argentina. A poco de su toma de posesión, invitaron a representantes de los grupos de derechos humanos para que les hicieran un mapa de las organizaciones defensoras de los mismos. Todos estos grupos se nuclean principalmente para la defensa de los derechos civiles y políticos y por la recuperación de la memoria.

En el primer caso, con mucha frecuencia hemos observado reticencias para estrechar alianzas por parte de los organismos tradicionales de derechos humanos, en el sentido de aunar fuerzas para reivindicar derechos que tengan relación directa con los derechos sexuales y con los derechos reproductivos.

Un ejemplo de esto lo vivimos en Colombia, donde desde hace varios años integrantes del CLADEM vienen dando el debate por incorporar los derechos sexuales y reproductivos a una gran coalición que trabaja por la paz. Las mismas reticencias se observan en lo relacionado con la esfera doméstica y las distintas categorías de trabajos que se desarrollan en su interior, así como el valor de ese trabajo y su repercusión en la economía nacional.

Los teóricos a nivel internacional y nacional no sólo han ignorado durante muchos años las violaciones relacionadas con los derechos civiles que tienen lugar dentro del hogar: libertad de opinión, integridad física, psíquica y sexual, derecho a no recibir tortura o tratos crueles, inhumanos o degradantes. También han invisibilizado lo relacionado con el valor 10 del trabajo doméstico y su aporte al Producto Interno Bruto.

Las tres economías relacionadas con el hogar: doméstica mantenimiento, limpieza y cuidado del hogarde cuidado atención de familiares en la niñez, madurez, enfermedad y de reproducción crianza y educación de los hijos e hijas permanecen invaluadas e invisibles a los ojos de los economistas, de los políticos y también de los defensores tradicionales de derechos humanos.

También son producto de las teóricas y activistas feministas los presupuestos sensibles al género, el estudio de la gravitación de los tratados internacionales de libre comercio en la vida de las mujeres, las jefaturas de hogar femeninas, y otros temas de similar importancia. Enero de marca el encuentro oficial del movimiento de mujeres latinoamericano y caribeño con el movimiento de derechos humanos a gran escala y en el plano internacional.

Previamente, en diciembre defeministas independientes y organizadas en grupos y redes confluyeron en Costa Rica, en una conferencia satélite llamada "La Nuestra", para planificar estrategias de incidencia política en el Foro No Gubernamental, paralelo a la Conferencia Preparatoria Latinoamericana San José de Costa Rica, enero de de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas ONU Viena, junio de Muchas de las feministas presentes habían militado en organizaciones políticas y de derechos humanos tradicionales, y conocían el terreno sobre el que se iba a trabajar.

Al inaugurarse la Conferencia Preparatoria y el Foro No Gubernamental paralelo a la misma, las feministas participamos activamente de las reuniones donde se analizó el borrador de documento oficial y los temas prioritarios para el trabajo del foro. La notoria ausencia de las cuestiones que preocupaban a las mujeres en las primeras reuniones motivó una reunión de emergencia.

Por ello decidimos dividirnos y participar en todos los grupos, haciendo oír nuestra voz en cada tema. Nos convertimos entonces en "la mosca en la oreja", insectos molestos que zumbaban constantemente el reclamo de la visibilización. Entre éstos, uno era el de "grupos vulnerables". Incluía a ancianos, personas con discapacidades, mujeres, pueblos indígenas, niños, etc. O sea todos los que no eran adultos, sin discapacidades, varones, blancos.

La vulnerabilidad aparecía como un atributo del ser mujer, o indígena o anciana, y no como una situación producto de la discriminación y, por tanto, reversible.

Tanto las feministas como las organizaciones indígenas, de personas con discapacidad, de ancianas, etc. La insistencia de las feministas era vista como una intrusión no pertinente. La sensación de transgredir códigos en un discurso hermético era permanente.

Seis meses después, en la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de Viena, pudimos comprobar que la concepción con la que nos enfrentamos en Costa Rica estaba muy generalizada entre las organizaciones de derechos humanos tradicionales de todo el mundo. Tres de ellos tienen relación directa con lo que planteamos:. Debe crear programas, lanzar campañas, implementar servicios de prevención, atención y reparación a las víctimas y, por sobre todo, debe eliminar la discriminación contra la mujer, que es una de las causas de la violencia.

La falencia en el cumplimiento de estas obligaciones acarrea responsabilidades que deberían ser exigidas al Estado, no sólo por las organizaciones de mujeres sino también por las de derechos humanos. Si bien los principios del Plan de Acción de Viena han impactado en el accionar del movimiento de derechos humanos, no han producido la transformación radical necesaria para una defensa integral de los derechos humanos, de todas las mujeres y varones, tanto dentro del hogar como fuera de éste.

Las organizaciones tradicionales de derechos humanos siguen trabajando prioritariamente sobre aquellos derechos civiles y políticos actualmente definidos en relación con la democracia, la gobernabilidad, la denuncia de la corrupción política, la seguridad. Todos son abordados generalmente sin enfoque de género. Cuando se encaran temas de medioambiente, suele suceder que las mujeres aparezcamos como ligadas a la madre tierra, con una simbología que nos vincula a la naturaleza debido a nuestras capacidades procreativas: mujer, tierra fértil, vida, semilla, etc.

En la defensa de los derechos de las comunidades indígenas es frecuente que las organizaciones tradicionales de derechos humanos levanten banderas como la defensa de las tierras y los derechos de la comunidad en general, e ignoren la discriminación, subordinación y violencia que sufren las mujeres al interior de las mismas. Al reportar la situación de derechos, como el de la vivienda adecuada, alimentación, salud, educación, nivel de vida digno, trabajo, o el derecho al agua, se ignoran las especiales dificultades que afrontan las mujeres cuando intentan ejercerlos.

Un ejemplo es el derecho al agua. Para denunciar se requieren conexiones, posibilidades de movilización, tiempo y recursos que también son diferentes y, en general, determinan que las posibilidades de las mujeres de acceso a aide à maigrir rapidement 2014 justicia sean menores que las de los varones.

Esta división sexual del trabajo en derechos humanos se hace a despecho del crecimiento, variedad y profundización de los temas que aborda el movimiento de mujeres. Prothèses mammaires pectus excavatum surgery esfuerzos realizados en Seguridad Humana tuvieron como uno de los resultados la emisión de la Resolución 1 por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

Exige incorporar a mujeres en las negociaciones de paz y de prevención de conflictos armados, así como en las etapas de posconflicto. Sin embargo, es muy difícil encontrar organismos de derechos humanos tradicionales que den seguimiento al Plan de El Cairo en su agenda.

En la mayoría de los documentos de derechos humanos se repite el mismo esquema. Al incorporarnos a la reunión, uno de los compañeros presentes nos comentó con alegría: "Qué suerte que vinieron, ustedes pueden incluir temas de género". Allí, como representantes del CLADEMplanteamos la discriminación de género en las estructuras del sistema de la OEAa la que veíamos como un reflejo de lo que cotidianamente sufren las mujeres en nuestros países.

El tema no fue levantado por ninguna otra organización. Esta situación tiene como consecuencia que las mujeres destinemos gran cantidad de esfuerzos en visibilizarnos frente a estas organizaciones y legitimar nuestras demandas. Las organizaciones de mujeres tenemos que medir la cantidad de energías que destinamos a convencer e influir sobre otros movimientos sociales con el objetivo de que incorporen nuestras preocupaciones en sus agendas.

Feministas de primer nivel estuvieron trabajando de manera intensiva con los organizadores de cada foro durante varios años. El propósito era tender puentes entre las organizaciones de mujeres y las de otros movimientos sociales: desarrollo, ecologistas, derechos humanos, indigenistas, a fin de integrar las preocupaciones de las mujeres en los espacios del foro. El desafío de la plena y equitativa implementación de los derechos económicos, sociales y culturales es de tal magnitud que requiere la acción mancomunada de todos los movimientos sociales, especialmente el de mujeres y el de derechos humanos.

Es imposible implementar los compromisos y las obligaciones asumidos en esta materia por los estados, trabajando en forma aislada. Por otro lado, para lograr el goce igualitario de los DESC se debe tener en cuenta el problema de la discriminación sexual.

Su erradicación hace imprescindible el esfuerzo conjunto por parte de todos los actores involucrados, pero principalmente de los varones. Son problemas de toda la sociedad y deben ser asumidos por todas sus organizaciones.

Uno de los aspectos que deberían ser prioritarios es el de la necesidad de promover la implantación de medidas especiales temporales para lograr la igualdad sustantiva entre mujeres y varones en el goce de los derechos económicos, sociales y culturales, tal como lo hacen la CEFDM y la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial CEFDR. Las organizaciones de mujeres colaboraron ampliamente con la discusión del borrador de comentario y fueron claras al exigir medidas especiales temporales para alcanzar la igualdad sustantiva.

Utilizando el mismo, ha producido un excelente informe sobre discriminación laboral a mujeres guatemaltecas.

Reconocer las limitaciones, prejuicios y barreras existentes para avanzar en un trabajo conjunto y fortalecer las. En el mismo sentido se interpreta la participación, por primera vez, de un organismo de derechos humanos en la manifestación realizada en Rosario, Argentina, el 28 de setiembre deluego de siete años de campañas por la despenalización del aborto.

La solidaridad con Católicas por el Derecho a Decidir, en Córdoba, Argentina, para pelear contra el amparo interpuesto para impedir la aplicación de la ley de salud sexual y reproductiva por parte de sectores conservadores y exigiendo el retiro de su personería jurídicaal que se sumaron varios organismos de derechos humanos, tanto a las manifestaciones como en los comunicados, fue también un salto importante. La transformación necesaria para abordar la agenda de los derechos humanos de manera integral debe ser profunda.

Los derechos propios del trabajo forman parte de los derechos humanos hace mucho tiempo y gozan del reconocimiento de pactos internacionales. La Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada por la Organización de las Naciones Unidas, enenumera los derechos a condiciones de trabajo justas y favorables; a igual remuneración por trabajo de igual valor; a una remuneración equitativa y favorable, y a formar sindicatos y afiliarse a ellos. Sin embargo la protección de los derechos laborales es una promesa no cumplida en América Latina.

Los estados han tenido una participación débil en el reconocimiento de los derechos laborales como derechos humanos y la colaboración entre los movimientos obreros y los movimientos por los derechos humanos no ha sido suficiente, en parte debido a distintos predominios: la mayoría de los sindicatos defiende los derechos colectivos y las organizaciones de derechos humanos se han centrado principalmente en los derechos individuales.

Los derechos centrales comprenden: 1 la libertad de asociación y ratificación del derecho de negociación colectiva; 2 la eliminación del trabajo forzado u obligatorio en todas sus formas; 3 la eliminación concreta del trabajo infantil; 4 la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación.

Compa y Stephen F. Diamond, Filadelfia, University of Pennsylvania Press, La legislación reflejaba el recelo del Estado hacia los sindicatos y la idea de que el obrero debía buscar protección en el Estado y no en los sindicatos, habitualmente vinculados con ideologías políticas radicales, que pretendían debilitar la autoridad estatal. En países como Argentina, Brasil y México, el nacimiento corporativista de la legislación nacional del trabajo, durante las décadas de los treinta y cuarenta, significó mayores incentivos legales para algunas organizaciones laborales, a cambio de su intención de apoyar al Estado.

Por ejemplo, en México, a los sindicatos no alineados con el Partido Revolucionario Institucional PRI se les dificultaba la obtención del registro legal otorgado por las juntas tripartitas de conciliación y arbitraje porque el representante del trabajo en la junta, por lo general, pertenecía al sindicato afiliado al PRI. Posteriormente, durante las dictaduras militares de la década de los setenta, los derechos laborales solían ser las primeras víctimas porque los sindicatos se proscribían y los sindicalistas eran víctimas de asesinato, desaparición o exilio.

Mientras derechos laborales, derechos humanos, derechos civiles y políticos se aunaban, a efectos de su preservación durante periodos de dictadura, la crisis econó-mica y el retorno de la democracia ampliaban la distancia entre sindicatos y otras organizaciones de derechos. En primer lugar, la notoriedad de los sindicatos como actores sociales y políticos se desvaneció en comparación con los partidos políticos, que resurgieron para ocupar un lugar central en las nuevas democracias.

Regimen de visitas para bebes ecuador

En algunos casos significó la subordinación de los intereses obreros a las inquietudes partidarias; por ejemplo, para preservar la estabilidad política durante la transición, el movimiento obrero chileno limitó las demandas de reforma de la ley laboral que ampliaría los derechos restringidos durante la dictadura de Pinochet. En tercer lugar, en muchos países surgió un gran sector de trabajadores informales que se mantuvo fuera de la protección de la ley y del alcance de los sindicatos.

El debilitamiento de los sindicatos, defensores naturales de los derechos laborales, trajo consigo una menor importancia relativa de estos derechos en el programa de la mayoría de los gobiernos y las organizaciones de derechos humanos durante las décadas de los ochenta y noventa.

La divergencia entre sindicatos y organizaciones de derechos humanos se acentuó en la década de los noventa, cuando en la región se adoptaron medidas orientadas al mercado. En la mayoría de los países, la. Paralelamente, los sindicatos luchaban contra los efectos de la recesión y las políticas de ajuste estructural. Los sindicatos también solían ser políticamente activos, protestando contra formatos económicos, renovando los vínculos con partidos políticos aliados y exigiendo la restauración de la protección de los derechos colectivos, suspendida por los regímenes militares Kathryn Sikkink, "The Emergence, Evolution, and Effectiveness Estos cambios económicos y laborales agrandaron la brecha entre los "de adentro" pertenecientes al sector formal y bajo la protección de la ley y los "de afuera".

El segundo grupo estaba formado por los desempleados y los trabajadores del sector no formal, especialmente mujeres y jóvenes. Los organismos financieros internacionales aplicaban esta distinción entre los de adentro y los de afuera para apoyar las recomendaciones impartidas por sus políticas. A-6; Marcelo M. Giugale, Olivier Lafourcade y Vinh H. Las políticas propuestas como soluciones al desempleo y al empleo no formal solían enfrentar a los trabajadores formales y a los no formales.

Por ejemplo en el caso de las restricciones a la libertad de asociación en México, o al derecho de huelga en Chile. Percibir los derechos colectivos vinculados a una minoría privilegiada y a costa de los derechos individuales aumentó la distancia entre los sindicatos y otros grupos que podían ser posibles aliados para promover los derechos económicos y sociales. Las ONG de derechos humanos, que ya dudaban sobre comprometerse con sindicatos estatales o partidarios, tenían pocas probabilidades de pasar, de defender a sindicalistas, a apoyar los derechos colectivos de que gozaban relativamente unos pocos.

El ataque que los sindicatos recibieron de gobiernos, empleadores y organismos financieros internacionales también los colocó en una posición defensiva y los dejó mal preparados para responder con nuevas estrategias, como campañas de mayor alcance para la defensa de los derechos económicos, sociales y culturales.

Muchos sindicatos concentraron sus recursos para sobrevivir y conservar el poder de negociación para el futuro, lo que significaba defender las leyes que preservaban los derechos colectivos pero, especialmente, las que garantizaban recursos y privilegios a los sindicatos. Durante la década de los noventa, la defensa de los derechos laborales tomó diversas formas. Los sindicatos aunaron los recursos del entorno cercano para enfrentar las reformas que debilitarían los derechos laborales.

Por ejemplo, durante los años ochenta los sindicatos argentinos realizaron 13 huelgas generales en protesta contra las medi. En Brasil, el presidente Fernando Henrique Cardoso introdujo los contratos de trabajo temporarios y la flexibilidad de horarios, pero no logró establecer reformas colectivas en demanda de reformas constitucionales.

En Argentina, la Confederación General del Trabajo CGT preservó los recursos organizativos y defendió las leyes colectivas, a cambio de mayor flexibilidad en la legislación aplicable al obrero. Cornfield y Holly J. En algunos casos, los sindicatos aunaron los mecanismos internacionales disponibles para defender y promover los derechos laborales.

En los noventa, los sindicatos peruanos y sus aliados, por ejemplo, presentaron 29 casos al Comité de Libertad de Asociación de la OIT durante la presidencia de Fujimori. Los sindicatos latinoamericanos recurrieron a la OIT frecuentemente. La documentación. La presión de los sindicatos y sus aliados obligó a los acuerdos de libre comercio a abordar también el tema de los derechos inherentes al trabajo. También ofrecía un mecanismo de revisión de presuntas violaciones y de posible aplicación de sanciones al comercio, en determinados casos.

Mientras la lucha por la reforma de las leyes laborales nacionales generalmente tiene a los sindicatos como actores exclusivos, los casos presentados al ACLAN fomentaron la colaboración entre sindicatos de distintos países, y alianzas entre diversos sectores de sindicatos y ONG para los derechos humanos y para la mujer, dentro del país y con países extranjeros. Si bien no fue resultado directo del caso ACLANpuede haber aumentado la presión general para la sanción de la ley.

Con todo, los expertos cuestionaron el efecto de la ley sobre la discriminación en el trabajo. Ver "Mexico's President. Sin embargo, los mecanismos como el ACLAN han recibido críticas por lo ineficaces que resultaron para lograr que los gobiernos reformaran o cumplieran las leyes, y para subsanar las condiciones específicas de trabajo de los obreros, que dan origen a las demandas.

Una crítica se refiere a la profunda diferencia de tratamiento de los derechos laborales individuales frente a los colectivos. Conforme a las normas de procedimiento del acuerdo complementario del TLCANlas violaciones de derechos colectivos, como la libertad de asociación y el derecho de organización, el derecho de negociación colectiva y el derecho de huelga, no pueden avanzar hasta la instancia de sanción económica o comercial; pero la mayoría de los derechos "individuales" discriminación sexual, salud y seguridad y trabajo infantil pueden transitar todo el proceso de revisión en sus tres componentes.

Otros acuerdos regionales de comercio adoptaron sus propias disposiciones sobre derechos laborales. Es evidente que tales disposiciones en los acuerdos de comercio no garantizan, por sí mismas, el cumplimiento de las leyes protectoras de los derechos laborales; 42 sin embargo ofrecen un elemento extra.

En el caso del ACLANuna parte puede presentar una demanda, pero debe hacerlo en el país en el que no se cometió la violación aludida. En otros casos, como en el Mercosur, no se estable.

Un mecanismo de derechos laborales vinculado al comercio, que se ha aplicado con cierta eficacia para que los gobiernos modifiquen las leyes laborales débiles, es el Sistema Generalizado de Preferencias de EE. El SGP prevé la presentación de pretensiones relacionadas con la violación de derechos laborales por gobiernos extranjeros a los que EE.

Desde su creación eneste instrumento del comercio fue aplicado por sindicatos y defensores de los derechos laborales de EE.

No obstante, el SGP tiene limitaciones significativas. Es una herramienta unilateral, sujeta a los caprichos de la política exterior de los EE. Muchos casos para revisión fueron rechazados por razones políticas.

Ver Lance Compa, "Works in Progress", ob. Ver Lance Compa y Jeffrey S. Si bien la aplicación de estos mecanismos internacionales ha dado algunos beneficios, los resultados han sido decepcionantes en general. Los instrumentos no pudieron, por sí mismos, mejorar o mantener las protecciones de los derechos laborales. La mayor competencia generada por la reducción de tarifas adelgazó las industrias manufactureras y la consiguiente fuerza laboral sindical.

La privatización de empresas estatales también significó despidos masivos en toda la región. La promoción de manufactura no tradicional en las zonas exportadoras o maquiladoras significa, generalmente, fuerza laboral no sindical, bajos salarios, inestabilidad y pobres condiciones de trabajo. Las políticas de mercado relacionadas con la globalización han profundizado el empeoramiento de las condiciones de trabajo y los derechos laborales; pero la globalización también crea nuevas oportunidades para ejercer acciones conjuntas en su defensa.

Algunos hechos recientes pueden aumentar las posibilidades de promoción de los derechos laborales. Gwynne y Cristobal Kay, Londres, Arnold,pp. La herramienta principal de la OIT es la persuasión moral, y como tal es un instrumento intrínsecamente débil, comparado con la presión material ejercida por los préstamos otorgados por instituciones financieras internacionales IFI.

Aunque esta identificación estuviera presente hace tiempo en los pactos internacionales, su aplicación a las campañas sobre derechos laborales es relativamente reciente, como lo es su aceptación por grupos de derechos humanos. El ALCA también desencadenó esfuerzos por colaborar para una propuesta alternativa amplia de integración regional por parte de los sindicatos de la región, las ONG de derechos humanos y otros grupos de ciudadanos. Esta red, la Alianza Social Continental ASCelaboró un documento denominado "Alternativas para las Américas", que aborda cuestiones de comercio e inversiones, y presenta un plan basado en el respeto por los derechos laborales y humanos, la democracia y el desarrollo sustentable.

También representa un cambio importante, de la protesta por el libre comercio a la creación de alternativas de integración regional y desarrollo nacional. No obstante, la importancia del documento radica en su posibilidad de ampliar el debate sobre el comercio en la región respecto de la especificidad y profundidad de sus propuestas, y en que es producto de la colaboración de un amplio espectro de grupos.

Por ejemplo, una campaña dio origen al primer acuerdo independiente de negociación colectiva sindical en el sector de las maquiladoras de México. Por ejemplo, muchas quejas por el ACLAN y casos tomados por el movimiento antiexplotación se centraban en el derecho de organización, lo que representa un distanciamiento sutil, pero importante, de las campañas internacionales en las que los activistas del norte se centraban en el trabajo infantil, por ejemplo, aun cuando los trabajadores locales considerasen que las mayores preocupaciones eran los impedimentos para organizarse.

En términos generales, este movimiento estudiantil facilitó la expansión de la conciencia general en EE. No obstante, desde fines de los noventa las crisis financieras de Asia, Rusia y Argentina —junto con la función que desempeñaron las instituciones financieras internacionales en estos países— ampliaron el debate sobre globalización y desarrollo económico. En América Latina, casi dos décadas de neoliberalismo no dieron los resultados esperados en el crecimiento económico.

Por el contrario, aumentaron la desigualdad del ingreso e hicieron poco para disminuir la pobreza. Para el trabajador, esto significa que las campañas nacionales creadas para debilitar las leyes laborales que eran evidentes durante los noventa pueden frenarse o cambiar radicalmente. Un consejo tripartito —trabajo, empleadores y representantes del gobierno—, creado bajo la pre. Gwynne, "Globalization, Neoliberalism and Economic Change", ob.

Esta mayor importancia de los derechos laborales y el recurso de la consulta tripartita para elaborar reformas representa un profundo cambio respecto de las actitudes del pasado, que debilitaban la protección del trabajo. Por ejemplo, en Brasil los debates tripartitos sobre reformas laborales se realizan en serie, y las conversaciones sobre reformas a la legislación colectiva son previas a las reformas sobre legislación individual.

Por el contrario, la realización de debates en serie garantiza los derechos de las organizaciones obreras en primer lugar, y esto las fortalece para negociar sobre propuestas de flexibilidad. Esto se debe a que las fuerzas de la globalización, en forma. Sin embargo, algunos sucesos recientes en América Latina también indican que los movimientos obreros y sus aliados pueden aprovechar los cambios políticos del país para promover los derechos laborales.

El desafío actual consiste en sostener y ampliar los beneficios obtenidos en la protección de los derechos por medio de alianzas nacionales entre grupos de derechos humanos, movimientos obreros y otros que ejerzan presión respecto de los derechos económicos, sociales y culturales. Hay que superar la antigua división entre derechos individuales y colectivos.